Crece el interés de los argentinos por vivir en casas inteligentes; por dónde empezar

0 8

La cuarentena de 2020 disparó la venta de muebles, hogar y deco. En este contexto, los especialistas auguran que, como la pandemia continúa, el próximo paso para hacer de la casa un lugar más seguro, energéticamente eficiente y confortable es incorporar dispositivos inteligentes.

Para dar los primeros pasos en esta tendencia, en principio, solo hay que tener una buena conexión con internet y un smartphone o tablet para gestionar los objetivos conectados. ¿Pero por dónde empezar?

Google Home es uno de los productos más populares. Se trata de un altavoz inteligente que permite a los usuarios utilizar comandos de voz para interactuar con distintos equipos. Si bien hay varios modelos, el más económico ronda los 5000 pesos. El productor teatral Gabriel Grosvald tiene uno con el que escucha radio, accede al pronóstico meteorológico y lo usa como parlante de la computadora. Incluso Camila, su hija de tres años, lo utiliza para entretenerse con juegos que trae incluidos, como La gallina pintadita. Grosvald también posee una videocámara para ver qué pasa en su casa cuando está de viaje. “Instalé ambos dispositivos porque me gusta probar gadgets. Por eso tengo en mente sumar el sistema de luces que se gestiona desde el smartphone”.

Cecilia Pastorino y Facundo Costa Zini tienen varios productos en su casa: el asistente de voz, el sistema de iluminación Philips Hue, para control y automatización de las lámparas, la aspiradora robot Mi Robot Vacuum, de Xiaomi, y un router Wi-Fi que se gestiona a distancia y avisa si se cae internet o se corta la luz. “Comenzamos a armar la casa inteligente porque nos divertía el concepto y somos fans de la tecnología. Contar con estas soluciones suma mucha comodidad al hogar, por ejemplo, desde que tengo la aspiradora no paso la escoba. A la luces las controlamos siempre desde el smartphone así que nunca más tocamos las llaves de luz; incluso las usamos de temporizador de cocina para que cambien de color a la cantidad de minutos que deseamos para saber que la comida ya está lista. Cuando es de noche y no estamos en casa, le encendemos la luz del living a la perra desde el smartphone. Además, si llamo a mi marido y no me atiende, hago titilar las luces para que sepa que lo estoy buscando”, enumera Pastorino. Satisfechos con estos avances, piensan ahora en el riego inteligente en el balcón, y señalan: “Lo mejor de todo es poder dar órdenes de voz a los dispositivos para que se activen sin necesidad de tocarlos ni movernos”.

Otro producto popular, dentro de la categoría de electrodomésticos, además de la aspiradoras robot, es el dispositivo Thermomix TM16, que reemplaza 16 electrodomésticos y se integra con Cookidoo, una aplicación con más de 60.000 recetas de cocina. “En 2020 vendimos el doble de lo que teníamos previsto, porque con la pandemia la gente se vio obligada a consumir más alimentos en su casas y, con eso, aumentó la necesidad de sentirse aliviados con las tareas culinarias”, cuenta a LA NACION Beatriz Macaya, CEO de la firma para la Argentina. Este producto se consigue por 290.000 pesos.

Datos globales de la consultora MarketBiz señalan que el mercado de seguridad del hogar inteligente alcanzará más de 2200 millones de dólares en el nivel global para 2030.

Aprovechando esta tendencia, el fabricante de soluciones para el hogar inteligente Bosma lanzará sus productos en la Argentina a fin de este mes. En concreto, se trata de cámaras IP, cerraduras, sensores y timbres inteligentes. Entre otras particularidades, estos equipos conforman un ecosistema de productos y están preparados para que sean instalados por los propios usuarios en pocos minutos. El precio de los gadgets irá de 6000 a 15.000 pesos según el producto y el modelo.

“La casa inteligente dejó de ser un lujo para pocos, porque los presupuestos varían en función de los metros cuadrados y arrancan en un par de miles de dólares. Incluso hay departamentos de 25 metros cuadrados donde hemos implementado la solución”, explica Luis Palmier, de Sophia Intelligence. Esta firma nacional utiliza inteligencia artificial para automatizar y controlar el hogar. “Como todo en la casa está interconectado, se pueden generar reglas. Por ejemplo, si ingresa un intruso, las ventanas se abren, las luces se encienden en color rojo y por altavoz se indica que se está llamando al 911, mientras el dueño de casa recibe una alerta en su teléfono móvil”, comenta Palmier.

Adicionalmente, si el propietario lo desea, el sistema puede aprender de sus hábitos para complacerlo. Por ejemplo, si una persona se levanta todos los días a las 3, llegará un momento en que la plataforma le preguntará si desea que unos minutos antes se enciendan las luces, para no tener que caminar en la oscuridad.

Según los especialistas, el crecimiento de este mercado será explosivo. Vaticinamos una tendencia exponencial porque estamos ante una demanda dormida, que es la demanda de la gente que instalaría estas tecnologías en sus casas, pero no saben que existen ni cuánto cuestan, observan los especialistas consultados por LA NACION.

Conocé The Trust Project
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.