El Gobierno no llamará a sesiones extraordinarias: acordó con el PJ el destino de proyectos clave

El Gobierno nacional decidió que finalmente no llamará a sesiones extraordinarias en el Congreso, por lo que quedarán para marzo los debates de la ley de financiamiento de partidos políticos y el proyecto para endurecer las penas de los barrabravas.

Según explicaron a TN.com.ar allegados a la decisión, no había necesidad de hacer el llamado, ya que prácticamente marzo está a la vuelta de la esquina. Por lo tanto, se negoció y el camino de ambos proyectos fue acordado entre el oficialismo y la oposición.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se reunió con el presidente del bloque justicialista de la Cámara alta, Miguel Angel Pichetto, y con el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, para definir la hoja de ruta. “Estuvimos revisando lo que van a ser los primeros días de las sesiones del Congreso que empiezan el 1 de marzo, donde vamos a tratar temas importantes como la ley de financiamiento político y la ley de barras, para lo cual tenemos que trabajar en generar consensos para que esos proyectos se transformen en ley lo antes posible“, aseguró el ministro este martes.

La ley de financiamiento de partidos políticos fue impulsada por la Casa Rosada y cuenta con el apoyo de Pichetto. La iniciativa prevé transparentar los aportes que reciben los candidatos en épocas de campaña, sobretodo los realizados por empresas, y bancarizar el régimen de fondos recibidos. El proyecto será tratado en el Senado y en la segunda mitad de marzo se tocará en comisión. De acuerdo a lo que trascendió, esa es la iniciativa que más le interesa a la Casa Rosada.

“Se trata de dos temas que ya tienen avances importantes, como la ley de financiamiento, para lo cual se convocará a las comisión de Asuntos Constitucionales para la segunda semana de marzo para darle revisión final al proyecto y llevarlo al recinto en marzo”, indicó a Télam el jefe del bloque justicialista.

La llamada “Ley antibarras” -que también había sido impulsada por Mauricio Macri y se debatirá primero en Diputados- había tenido un camino sinuoso en su paso por la Cámara baja. A finales de 2018, durante las sesiones extraordinarias convocadas por el Ejecutivo, se había votado y aprobado en general, pero luego, por desacuerdos políticos, la devolvieron a comisión.

El debate, marcado por los incidentes entre River y Boca durante la final de la Copa Libertadores, no logró aunar en un punto en común en la letra chica del proyecto, que contempla condenas de 2 a 6 años para quienes porten armas de fuego o artefactos explosivos sin autorización en espectáculos deportivos, sanciones por la entrega de entradas a barras por parte de dirigentes o futbolistas y penas contra los trapitos.

Del encuentro, que se extendió por más de una hora y media, participaron además los senadores nacionales Rodolfo Urtubey, Alfredo Luenzo y Carlos “Camau” Espínola, entre otros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.