LA ENTREVISTA ‘Súper’ Soler: “Con este Messi brutal, mi favorito es el Barça”

0 4

Enrique Ortego

Por

Veinte años en la elite del fútbol español repartidos entre siete clubes de Primera con el privilegio de haber jugado en los cuatro equipos que ahora encabezan la clasificación y aspiran al título: Atlético, Real Madrid, Barcelona y Sevilla. También lo hizo en los dos primeros de Segunda, Espanyol y Mallorca. Un caso insólito.

Los cuatro primeros equipos de la clasificación de Primera tienen un nexo de unión: la figura de Miquel Soler (Hostalets d’en Bas, Girona, 56 años). El espigado lateral izquierdo defendió las cuatro camisetas que a día de hoy muestran su candidatura al título. En sus dos décadas como profesional (1983-2003) jugó en estos cuatro clubes y marcó al menos un gol con todos ellos. El ‘Nano’, como le denominaban sus compañeros, vive ahora el fútbol desde su atalaya de comentarista de Movistar con la misma pasión que cuando jugaba. Todas las semanas repasa el campeonato español y se ha convertido en un ‘experto’ en la materia con suficientes conocimientos de causa para analizar a los que fueron sus equipos que ahora luchan por ser campeones.

Atlético. 1º. 73 puntos.

“Si no gana la Liga será porque la ha perdido él solo”.

“Si esta Liga la gana alguien que no sea el Atlético será porque los rojiblancos la han perdido solos. No la ganarían ni el Madrid, ni el Barcelona, ni el Sevilla. La perdería el Atlético. De los tres grandes fue el único que fichó un refuerzo importante, Luis Suárez. Fue un fichaje crucial, le quitabas gol al Barcelona y lo ganabas tú. Era una de sus carencias en las últimas temporadas. Aprovechó bien lo mal que empezaron el Madrid y el Barça, pero es extraño lo que le ha pasado. No es un equipo ocasional, de un momento, al que le podría haber entrado el miedo a las alturas. No es el caso. El Atlético lleva tiempo arriba con un tope salarial que se ha acercado mucho al de los dos grandes.

Es un equipo que tradicionalmente se ha caracterizado por defender bien y esta temporada ha tenido más gol que nunca. No está lejos de los registros del Barcelona y está por encima del Real Madrid. Esto era impensable otras temporadas. Por mucho que en la segunda vuelta haya recibido 13 goles, no ha perdido su ‘adn’ defensivo. Lo que no era normal es que en la primera vuelta tan solo hubiera recibido siete. En esta segunda ha perdido 16 puntos. En la primera hizo 50 de 57. Me ha sorprendido su caída y ahora está jugando con una ansiedad que no es buena consejera. Cuando te ves ya medio ganador y fallas, además de que los otros lo hayan hecho bien, es que tú lo has hecho muy mal.

Simeone con la presencia de Luis Suárez ha intentado adelantar líneas y que el equipo en bloque se acercara al uruguayo. No podía seguir defendiendo tan atrás. Había que conseguir que Suárez se sintiera fuerte donde domina la situación, el área contraria. No le salió mal al principio, pero después en muchas ocasiones ha vuelto a ser el Atlético más defensivo que conocemos. Joao Félix no ha terminado de explotar. No hace mucho él reconocía que tenía que trabajar más sin balón. Talento y creatividad tiene. Dijo que no quería cometer el error de no tener voluntad. Le falta continuidad en su rendimiento. Lo más difícil es tener talento. Correr más o menos depende de la voluntad”.

Su pasado rojiblanco. 1991-92.

“Luis me entrenó en el Atleti, en el Sevilla y en el Mallorca. Lo tenía todo como entrenador”

“Después de tres años en el Barça fui cedido un año al Atlético. Allí me encontré por primera vez con Luis Aragonés y la defensa de tres centrales y dos carrileros largos. Para mis condiciones jugar de lateral en ese sistema era muy positivo. Siempre tuve un buen físico. Tenía mucho recorrido. Luchamos por la Liga casi hasta el final. Quedamos terceros y ganamos la final de Copa al Real Madrid en el Bernabéu… Era un buen equipo con mucho equilibrio y dos jugadores desequilibrantes: Schuster y Futre”

Real Madrid. 2º. 70 puntos.

“Tiene dos planes de juego y los ejecuta a la perfección”

“El Real Madrid es un equipo con muchos recursos y que saca lo mejor que tiene dentro cuando más lo necesita. Normalmente tiene dos planes tácticos muy definidos. Si quiere tener el balón, con Modric y Kroos, no se lo quitas nunca. Te hacen un rondo y te pasas el partido corriendo detrás de ellos. Pero si quiere jugar al contragolpe sabe hacerlo tan bien que le da para ganar al Liverpool y al Barcelona en cuatro días. De la misma manera. Se mete atrás y te juega con balones largos muy precisos y a correr con la velocidad de Vinicius o de Benzema, que ataca muy bien los espacios. La grandeza de Zidane es que se adapta a lo que más le interesa en cada partido y lo ejecuta a la perfección siempre desde la normalidad.”

Su pasado madridista (1995-96)

“Aún no sé explicar como con el equipazo de teníamos en el Madrid nos quedamos fuera de todo”

“Llegué al Madrid después de que ganara la Liga con Valdano. Teníamos una gran plantilla. Nunca entendí porque no ganamos nada. No funcionábamos. Quedamos lejos de todos los títulos. En la Copa nos eliminó el Espanyol en octavos; en la Champions, la Juve en cuartos… No era cuestión de que el equipo hubiera podido perder el hambre de ganar porque solo habían ganado un título, pero el caso es que no funcionamos. Nunca he sabido explicar lo que nos pasó. No nos clasificamos ni para la Copa de la UEFA. En lo personal, fue una experiencia fantástica a pesar de que no jugara lo que pretendía… Jugar al lado de Hierro, Redondo, Zamorano, Alkorta, Luis Enrique, Laudrup, Míchel, Raúl, que empezaba… Al final me pasó lo de la cláusula. Tenía un apartado que decía que renovaba un año más automáticamente si jugaba 20 partidos… y me quedé en 19. El presidente le debió decir al entrenador, Arsenio, que no era conveniente que me pusiera y no me puso más. En aquel momento fue un duro golpe, pero con el paso de los años todo lo relativizas”.

Barcelona. 3. 68 puntos (Un partido menos)

“Con este Messi brutal, es mi principal favorito”

“Ahora mismo, con sus altos y bajos, es a quien mejor veo de los cuatro aspirantes. Depende de sí mismo, como el Atlético, pero está en mejor predisposición. El Real Madrid tiene la distracción de la Champions y puede verse lastrado por tener que repetir con jugadores que están muy desgastados. Se puede dejar puntos como le pasó en Getafe. El Barça tiene el refuerzo del título de Copa. Hay jugadores que se han revitalizado y están llegando a este final de temporada en un gran tono físico. Messi está en un estado brutal de juego. Estelar, como el mejor Messi. Va a mejorar los registros goleadores del año pasado y eso es clave para el equipo.

Koeman ha encontrado un sistema de juego que se adapta perfectamente a las condiciones de la plantilla. Especialmente de los laterales, Dest y Alba. Ha integrado a Dembelé y Griezman cerca de Messi para que el equipo esté equilibrado. La única duda que tengo con el Barça es que este año se le atragantan los grandes. Lo más que ha hecho hasta ahora es remontar al Sevilla en la Copa y ganarle en el Camp Nou en la Liga, pero ha perdido los dos partidos con el Madrid. El Atlético le ganó en el Metropolitano. El PSG le dio un buen repaso en la ida, la Juventus le metió un 0-3 que fue lo que le llevó a ser segundo y tener que enfrentarse al PSG en octavos.

A pesar de la derrota de Valdebebas, es quien mejores sensaciones me da. Aquel partido que es para matarlos. El Madrid les hizo lo mismo que había hecho al Liverpool tres días antes. Podían haber aprendido. También puede ser importante en este sprint final que ha soltado el lastre de no ganar títulos. A un equipo grande estar dos años sin ganar nada, siempre le pesa y con la Copa se pueden haber liberado, sobre todo por la forma en la que ganaron la final.

La gran cualidad del equipo azulgrana es que intenta llevar siempre la iniciativa del juego. Algunos se echaron las manos a la cabeza cuando Koeman cambió el 1-4-3-3. Parecía intocable, pero ahí están los resultados. Además, ha cambiado el dibujo varias veces. Primero con el 1-4-2-3-1, ahora con los tres centrales. Lo importante del Barça no es el dibujo, es el plan de juego. Y ese no cambia nunca. Quiere ser dominador, quiere arrebatarte el balón en cuando lo pierde. Quiere jugar en campo contrario con posesiones largas, pero también sabe ser vertiginoso por alguna de las individualidades que tiene. Con el Barça siempre sabes que te va a quitar el balón y te va a meter atrás”.

Su pasado azulgrana. (1988-91 y 92-93)

“Llegué al Barça con Cruyff. Fue un choque total. Rompió con todo. Una experiencia inolvidable”

Llegué al mismo tiempo que Cruyff con todo lo que significó para el Barça y para el fútbol español. Rompió con todo. Llegó con sus triángulos, con sus rondos aplicados a los partidos. Nada que ver con lo que se hacía hasta entonces. Fue muy chocante todo. Eran rondos en grandes dimensiones con muchos jugadores. Johan y Rexach se metían en el equipo que tenía el balón y nunca lo perdían. Todo era distinto con él. Dibujaba un 1-3-4-3. Nos costó adaptarnos, pero cuando lo hicimos ahí están los frutos. La suma de talento más repetición, mucha repetición, fue un éxito. Inolvidable.

La primera pretemporada en 16 días de concentración lo mismo jugamos 15 partidos. Eso no se había hecho nunca en España. A las siete de la mañana, trabajo físico. Al mediodía trabajo táctico. Y por la tarde, a jugar un encuentro. De lo simple a lo complejo. De menos a más. En el Barça todo lo que se ha hecho después es hijo de Cruyff. Estuve cuatro años con él”.

4º. Sevilla. 67 puntos

“Su gran hándicap es que no gana a los grandes”

“El Sevilla tiene un hándicap, que no gana los partidos contra los rivales con los que compite directamente. Para ser campeón tienes que ganar a aquellos rivales directos. Esos puntos valen más que otros, aunque siempre se diga que valen lo mismo. A falta del partido contra del Madrid de dentro de tres jornadas, eso no lo ha hecho. Solo ganó al Atleti, pero ni siquiera le remontó el goal average. También lo tiene en contra del Barça y, de momento, del Madrid porque perdió en la primera vuelta en el Sánchez Pizjuán. Si no ganas a los grandes no puedes arrebatarles el título porque ellos también hacen lo mismo que el Sevilla, que es ganarle a los demás. En el momento actual para ser campeón tiene que esperar que fallen los tres que tiene por delante. Pero pase lo que pase el Sevilla está cuajando la mejor temporada de su historia. Con esta puntuación media de 2,6 puntos por partido se iría a los 78 puntos y superaría los 76 de la 13-14 con Emery.

“Este Sevilla me gusta porque se adapta a todos los partidos y a todos los rivales”

Como equipo, el Sevilla me gusta y además mucho. Siempre me han gustado los equipos que siempre hacen lo mismo, que aun pudiendo ser previsibles, es difícil neutralizarles. También me gustan los equipos que no cambian de casa a fuera. Además, el equipo de Lopetegui tiene la flexibilidad de adaptarse a lo que pide el partido. A todo. Si le das el balón lo quiere. Si le das terreno, lo quiere. Que se pone por delante y se mete atrás, también sabe comportarse. Sabe atacar a la contra, sabe atacar posicionalmente. Sabe tirar centros desde la banda con Navas y Acuña; tiene cabeceadores, tiene balón parado, tiene jugadores que desequilibran en el uno contra uno. Sabe ir a buscarte, pero también esperarte. Todo lo hace muy natural. Es difícil hasta hacerle remates, no ya goles. Se adapta a todo. Como decía Bielsa, el Sevilla se puede cambiar de traje en cada partido y dentro del mismo partido. Ahora el traje de dominador, ahora el de contragolpeador… Y rinde de las dos maneras sin cambiar su 1-4-3-3”.

Su pasado sevillista. (1993-95)

“Llegué traspasado por el Barcelona. Venía de una lesión de rotula en mi último año azulgrana. Allí me reencuentro con Luis, que había dejado el Atlético. Pidió mi fichaje. Fueron dos años buenos. Quedamos quintos y sextos. Jugábamos bien. Volví a jugar de carrilero. A Luis le gustaba mucho y ahora es un sistema que está de moda. Luis era muy completo como entrenador. Tenía conocimientos. Sabía cómo transmitirlos a los jugadores. Poseía un buen manejo de la plantilla, incluidos los no titulares. Dominaba todo. Daba libertad al jugador cuando pasaba del centro del campo. Dominaba la lectura del partido. Siempre tenía un plan B y plan C. Sabía los jugadores que necesitaba para su fútbol. Eso es muy importante”.

“Espanyol y Mallorca subirán seguro. Son los más regulares”

De Primera a Segunda y el protagonismo de Miquel Soler continúa vigente. Los dos primeros clasificados y máximos aspirantes al ascenso, Espanyol y Mallorca, también forman parte del mosaico de clubes en los que jugó. Precisamente fueron el primero y el último de su dilatada trayectoria.

Espanyol. 1º. 71 puntos. Mallorca. 2º. 68 puntos.

“Estoy convencido de que los dos van a ascender directos. Son los más regulares. La pequeña crisis que sufrió el Espanyol fue un poco más larga que las dos mini-crisis tuvo el Mallorca, en las que solo hizo un punto de nueve. Pero ni siquiera fueron enlazadas. Es normal es esto suceda a lo largo de la temporada. Sus perseguidores no supieron aprovechar esos pequeños lapsus. El Espanyol hace valer que tiene el mayor presupuesto. Tiene jugadores de Primera. Si te puedes gastar 20 millones en un delantero, 10 millones en un central, 12 en un extremo… Está al alcance de muy pocos. Son jugadores de Primera que están rindiendo bien, porque no todos se adaptan al cambio de división. Van muy sobrados. Vicente Moreno es un entrenador que ordena muy bien sus equipos.

El Mallorca no es el segundo mejor presupuesto, pero también acertó con el fichaje de Luis García Plaza. Tuvo un hándicap que no tuvo el Espanyol que retuvo a Raúl de Tomás y, sin embargo, ellos perdieron a Budimir que fue su máximo goleador en Primera. Es más bloque, es el equipo menos goleado, pero no hay una mala relación entre los goles en contra y los goles a favor. En Segunda recibiendo pocos goles y si vas marcando, alcanzas la regularidad que te permite estar arriba y ascendiendo. Para mí son dos clubes que tienen que estar siempre en Primera”.

Su estreno en el fútbol profesional fue en el Espanyol y su despedida en el Mallorca, los dos grandes candidatos al ascenso.

Su pasado españolista.

Fue mi comienzo. Lo difícil no fue llegar, sino mantenerse. Le debo todo. Estuve cinco años. Fue el impulso para continuar jugando en Primera 20 años. Vivimos momentos fantásticos. Jugamos una final de la UEFA, cuando la UEFA la jugaban el segundo, el tercero y el cuarto de los grandes Campeonatos. En una Liga quedamos terceros y le amargamos la vida al Madrid y al Barça”.

Su pasado en el Mallorca.

“Desde los 30 años hasta que me retiré solo firmaba de año en año. No me daban ni dos. En el Mallorca también fue así. Tenía que demostrar cada año que les servía. Nunca me lo tomé como un problema. Tenía mucha confianza en mí mismo. Era muy profesional. Desde el Espanyol siempre me preparaba por mi cuenta al margen de lo que hacía con el equipo. Eso facilitó mi longevidad futbolística. Lo del entrenador personal yo lo hacía desde los 20 años. No tuve tampoco muchas lesiones. Me fichó Alemany y el entrenador era Cúper. Cuando llegué a Palma, el Mallorca venía de quedar quinto y jugar la final de la Copa del Rey. Aquello parecía difícil de igualar, pero lo mejoramos. Quedamos terceros y llegamos a la final de la Recopa. Luego ganamos la Copa del Rey. Después llegó Luis Aragonés, por tercera vez en mi carrera. Hicimos un tercer puesto con la máxima puntuación de la historia del club”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.