por qué sus rotores giran cinco veces más rápido de lo que lo harían en la Tierra

0 3

Esta semana Ingenuity se ha convertido en el helicóptero más famoso de la historia. Lograba convertirse en el primer vehículo en lograr volar sobre la superficie de Marte, y con ello volvía a establecer un hito asombroso en esta misión de la NASA.

Ayer Ingenuity hizo su segundo vuelo: algo más duradero (51,9 s vs. 39,1 s) y a una altitud superior (5 m vs. 3 m) que permitieron a la NASA avanzar en el estudio de lo que pueden o no lograr con este pequeño helicóptero que no para de dar grandes noticias.

Ingenuity sigue aprendiendo a volar en Marte

Los responsables del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA revelaban cómo “la telemetría que hemos recibido y analizado nos indica que el vuelo completó las expectativas“.

El Ingenuity, de 1,8 kg de peso, volvió a levantar el vuelo, que mantuvo durante casi 52 segundos y que alcanzó una altura de cinco metros. Durante esa suspensión el helicóptero se desplazó hacia un lado y giró su cámara para dirigirla a distitnas direcciones antes de volver a posarse sobre la superficie marciana.

"Solo con software propietario hubiese sido imposible”: así es como el Open Source ha ayudado en la gesta del Ingenuity en Marte

Una de las peculiaridades de estos vuelos es que las condiciones son muy distintas a las que Ingenuity tendría que soportar en la Tierra. En Marte la atmósfera tiene una densidad que es tan solo el 1% de la terrestre, lo que obliga a que sus rotores giren mucho más rápido.

Lo hacen a unas 2.400 revoluciones por minuto para lograr elevar el aparato, mientras que en la Tierra bastaría con una quinta parte de esa velocidad. Aunque sus maniobras aéreas están preprogramadas, Ingenuity debe tomar algunas decisiones en tiempo real usando su cámara y sensores.

Este vehículo está sirviendo para plantear una misión similar en el futuro: Dragonfly, un rover robótico que la NASA está preparando, contará con una capacidad de vuelo aún mayor cuando la misión alcance Titán, la helada luna de Saturno. Lo hará teóricamente en 2034, y los datos que se están obteniendo de Ingenuity servirán de aprendizaje para esa futura misión.

Vía | Phys.org

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.