Real Madrid: Cinco razones para creer

0 6

Pasó la ida de semifinales de la Champions League por el estadio Di Stéfano y el Madrid no pudo pasar del empate contra el Chelsea. Puede considerarse un buen resultado, los londinenses dañaron a los blancos en el primer tiempo aprovechando los espacios entre media y defensa, fruto de una presión descompensada, pero sólo obtuvieron un gol como premio que Benzema neutralizó con su voleón, a la media hora de partido.

Con todo, es un botín importante el del Chelsea, que se mantiene como el rival más difícil para los blancos en competiciones europeas: cuatro partidos, dos empates y dos derrotas, sin victorias para el Madrid de momento. Y los precedentes del equipo merengue en semifinales de Copa de Europa no invitan al optimismo: empató tres veces 1-1 en casa en la ida y cayó las tres veces, contra Bayern (1975-76), PSV (1987-88) y Milan (1988-89). Pero, con eso y con todo, con la plantilla agotada por los enormes esfuerzos y contra uno de los equipos más duros de roer del Viejo Continente, el Real Madrid sigue teniendo razones para creer en que se puede llegar a la final de Estambul.

Nacho y Militao, recuperados para la causa

Al Madrid le llegó el tramo más exigente de la temporada sin sus dos centrales titulares: a las lesiones de Ramos se unió el positivo en COVID-19 de Varane (más adelante, también caería el sevillano), y Zidane tiró de Nacho y Militao en el doble duelo ante el Liverpool, en el Clásico contra el Barcelona y en la ida ante el Chelsea, en este último caso con Varane también formando una zaga de cinco hombres. El rendimiento de Nacho y Militao ha sido excepcional durante todo este tiempo y el duelo ante el Chelsea añadió un nuevo episodio al proceso.

Escudo/Bandera Real Madrid

Militao, con cuatro recuperaciones, fue el más exuberante: dio 62 pases buenos de 68 (el 91%), se impuso en el 70% de los duelos en que entró (16 en total), salió vencedor en seis de las siete entradas que realizó y sólo perdió nueve balones. Además, fue asistente involuntario cuando prolongó de cabeza un balón dentro del área que Benzema convertiría en el 1-1. A Militao se le presuponían las enormes condiciones (no en vano, costó 50 millones procedente del Oporto en 2019), pero su trayectoria pasada había generado dudas; las ha despejado con su rendimiento en este final de temporada y aclara bastante el panorama para el Madrid, que este verano tiene que tomar decisiones tanto con Ramos (si renueva o si no) y Varane (no quiere firmar, así que puede salir traspasado).

Militao, durante el Real Madrid-Chelsea.

Nacho fue más discreto, una constante en él que muchas veces le evita elogios que debería recibir. Ante el Chelsea, recuperó cuatro balones, aunque le tocó desplazar en largo muchas veces y perdió hasta 17; dio 57 pases buenos de 71 (80%) y se internó mucho más que Militao en campo rival (26 pases en territorio del Chelsea; el brasileño, 13). El alcalaíno, que finaliza contrato en 2022, está a la espera de que el club resuelva la situación de Ramos y Varane para sentarse a hablar, pero de momento su final de curso le habilita para que se piense en él como un potencial titular el curso que viene. Por mucho que se repita, lo de “Nacho siempre cumple” no deja de ser una verdad como un templo.

Valverde y Mendy, fichajes de última hora

Si no hay imprevistos, a Stamford Bridge viajará el Madrid con Fede Valverde y Ferland Mendy aptos para poder jugar desde el inicio. El problema muscular del francés requería unos diez días que ya se han cumplido y es de esperar que pueda tener algunos minutos contra Osasuna el sábado, de cara a ser titular en Londres. Zidane alineó a Marcelo en la ida y para ello formó con tres centrales, el plan que suele aplicar cuando quiere cuidar la espalda del lateral brasileño. Marcelo no terminó de dañar en ataque y en defensa pasó apuros, y en la vuelta Zidane necesita un resultado favorable (ganar o empatar por 2-2, como poco, para esquivar la prórroga), por lo que la incorporación de Mendy le permitirá volver a la defensa de cuatro y rellenar el mediocampo o el ataque con un hombre más para evitar la superioridad por dentro que el Chelsea mostró en el Di Stéfano.

En esa tarea Valverde se antoja fundamental. El uruguayo ya ha dado negativo en los test PCR y se espera un nuevo negativo en las próximas horas que confirme que ya no sufre infección activa y que, por tanto, puede volver a ejercitarse con sus compañeros. Su pareja, la periodista argentina Mina Bonino, confirmó que Valverde ha pasado la enfermedad sin apenas síntomas. A la vista de lo sucedido en el primer tiempo en Valdebebas, cobra especial peso la presencia de un jugador de despliegue y llegada como el charrúa, capaz de barrer la frontal y de llevar el balón al galope hasta el área contraria. Si todo va bien, ambos jugadores entrarán en el once de Londres, reforzando el plan de ataque con vistas a cruzar la semifinal, camino de la capital de Turquía.

Benzema suma y sigue

Si el Madrid se lleva la eliminatoria viva a Londres, es gracias en buena medida a Benzema, el mejor de los blancos en Valdebebas junto a Militao. El francés hizo el 1-1 con una maniobra genial, controlando de cabeza un balón suelto y soltando un latigazo de volea con la derecha que Mendy ni vio pasar. Antes ya había avisado con un zurdazo al poste desde 25 metros. Dos muestras del momento dulce que atraviesa Benzema, que en 2021 se ha destapado: lleva 16 goles en 21 partidos desde que arrancó este año.

Benzema, durante el Real Madrid-Chelsea.

En total suma 28 dianas esta temporada, con cinco partidos de Liga por jugarse y otro de Champions que podrían ser dos, si el Madrid supera las semifinales y llega a Estambul. Va a por su récord, situado en los 32 tantos que anotó en la temporada 2015-16, en la que el Madrid alcanzó la final de la Champions y se la llevó contra el Atlético en Milán. En Champions, sus apariciones han sido racionadas y efectivas: marcó uno en Mönchengladbach para ayudar a rescatar un punto ‘in extremis’, otro al Inter en Valdebebas, dos al Borussia para cerrar el pase a octavos como primeros de grupo, uno más al Atalanta en la vuelta de octavos y el último frente al Chelsea.

Hazard va a más

Contra el Betis Hazard disfrutó de 13 minutos en los que asomaron detalles y ante el Chelsea fueron 24′, en un duelo cerrado y sin vías por las que transitar en el que el belga volvió a asomar la patita, y nada más. Zidane decidió ir con pies de plomo con el ex del Chelsea y le tuvo más de dos semanas trabajando con el grupo antes de hacerle reaparecer tras su última lesión, prácticamente consecutiva a la anterior (sólo pudo jugar 15 minutos ante el Elche en casa). Con la progresión actual, es de esperar que el belga complete al menos una parte frente a Osasuna el sábado y que cuente con opciones para ser titular en Stamford Bridge el miércoles que viene.

Hazard, un futbolista que costó 100 millones de euros y al que las lesiones le han impedido mostrarse en plenitud (apenas ha hecho cuatro goles y siete asistencias como jugador blanco, en algo menos de dos años), firmó por el Madrid para jugar partidos así. Tendrá además el acicate de volver a la que fue su casa durante siete temporadas, donde ganó dos títulos de la Premier League y otros dos de la Europa League. En la vuelta de semifinales, el Madrid necesita al mejor Hazard y Hazard necesita ser el mejor de una vez con el Madrid.

El ejemplo de la segunda parte

Si bien en la primera parte el Chelsea arrolló al Madrid, y sólo la falta de puntería y la mala toma de decisiones impidió que los de Tuchel profundizasen en la herida blanca, en la segunda Zidane recompuso el plan, volvió a encajar a Casemiro entre los centrales y juntó las líneas en campo propio. En esas circunstancias el Madrid se sintió mucho más cómodo, llegó poco al área rival pero apenas sufrió peligro, un premio suficiente en casa, donde encajar goles cuesta caro en Europa.

Modric, durante el Real Madrid-Chelsea.

Con ese fútbol-control del segundo tiempo, el Madrid terminó sumando más pases que el Chelsea (582 contra 562) y volteó la posesión, que en el descanso era de 48-52 para los blues y que terminó en 51-49 para los blancos. Zidane ya anticipó que este sábado ante Osasuna reservará piezas de cara a la vuelta, a la vista de que la Liga se ha complicado tras los empates contra Getafe y Betis y del agotamiento que sufren (cada vez más visible) varios miembros del equipo, en especial Modric y Kroos. Con ambos descansados y con el refuerzo de Valverde, el Madrid tiene argumentos futbolísticos para dominar en Londres y buscar un resultado que le brinde el billete para la final.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.