Ren Kai firma con Sony Music China su primer paso a la internacionalización | Música | Entretenimiento

0 6

El artista se prepara para que su carrera tome u nuevo rumbo, uno predestinado por él mismo que ha trabajado por este sueño.

Hace un par de semanas el cantante chino-ecuatoriano Ren Kai le comentaba a este Diario en una entrevista que tenía grandes proyectos en los que planeaba fusionar la cultura asiática con la latina, los dos mundos de los que proviene. En ese entonces los detalles que entregó fueron superficiales, pero ahora nos lo cuenta todo.

Ren Kai firmó a inicios del mes de marzo su contrato con Sony Music China, dando su primer gran paso a la internacionalización. Sin embargo, el artista deja en claro que tener un contrato con una disquera así de grande no garantiza el éxito de un artista, sino que es el esfuerzo y la constancia lo que llevará al verdadero reconocimiento, según nos cuenta.

Esta nueva oportunidad lo estaría llevando a vivir entre Hong Kong y Pekín (Capital de China), sin embargo, su fecha de partida todavía no es concreta, ya que está esperando a que las medidas por el COVID-19 sean menos rígidas. Mientras tanto él continúa trabajando sin descanso por su proyecto, por su sueño.

Como consecuencia del compromiso que ahora adquirió con Sony Music China, el intérprete de canciones como La verdad, Mala idea, Cerca cerquita, Parece mentira y Otra vez, estrena hoy un nuevo sencillo que ya refleja un poco más de lo que estará haciendo en los próximos meses.

Dancing in the dark llega a los oídos de los seguidores de Ren Kai con una combinación de tres idiomas: español, inglés y chino. “Estoy supercontento porque mezcla tanto el pop asiático actual con lo latino urbano, entonces lo catalogó de esa forma. Mi proyecto artístico siempre tuvo el objetivo de tener algo así a nivel musical y poco a poco lo estamos logrando”, dice el artista y agrega que esta es “la primera probadita”.

Su amor por China se desborda por sus ojos y sonrisa cuando recuerda su vida allá. En total fueron diez años de su vida en ese país, no de manera seguida, por cuestión del trabajo de su padre tenían que pasar temporadas en otros lados, sin embargo, terminaban regresando.

El transporte público, caminar a gusto por las calles, la amabilidad de las personas con él, son recuerdos que todavía encantan a Ren Kai y espera poder revivirlos pronto. Nos dice que su primera vez en China fue cuando tenía ocho meses. Su padre de allá y su madre de Ecuador lo llevaron cuando era un bebé y le cuentan que las personas lo halagaban siempre, que hasta les cedían puestos en los restaurantes para que ellos entren porque en China resulta curioso ver a alguien “mezclado”. “Eso les llama la atención y les gusta”.

A los 6 años cuando finalmente fue a quedarse una temporada más larga e iniciar sus estudios se sentía muy bien en China. Recibía cariño de gente que no conocía, lo que lo hace ver a su país asiático como “un hogar verdadero”. A ello le atribuye la constricción de su autoconfianza para cantar en un escenario. “Siento que eso fue lo que me hizo enamorarme tanto del entretenimiento y de la música”.

En Ecuador fue distinto, sus rasgos permiten identificar su otra ascendencia, de modo que en varias ocasiones sufrió de acoso y como una falta de pertenencia. Sin embargo, ha sido Ecuador el primer país en recibir su talento y Ren Kai no pretende dejar abandonado a su público de aquí. Ya tiene más canciones y preparadas, aún si le toca irse para seguir complaciendo a sus seguidores.

En este lado del mundo (Ecuador) sigue siendo un artista independiente, luchando como muchos otros para hacer conocer su música y realizando un arduo trabajo. En el otro extremo del mundo un artista firmado que está por empezar una aventura.

Pero él ya ha ido probando, se ha involucrado con la cultura musical k-pop, que aunque esta no es china, sino de Corea, lo ha ayudado a identificar la forma de trabajo de los artistas asiáticos, de los cuales admira su sincronicidad e impresionante puesta en escena como las coreografías.

Se sumergirá en un nuevo mundo, en el que hasta tendrá nuevas redes sociales propias de la localidad a la que va. Para que no se sienta su ausencia cuando deba partir, promete enseñar más de la cultura china y de los que estará haciendo a través de Instagram. (I)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.