Singleton: del lío histórico de la Copa 2019 a verdugo del Madrid

0 5

Chris Singleton era hace no mucho uno de los mejores jugadores de Europa, uno de estos estadounidenses determinantes, que uno siempre quiere tener en su bando. Ahora, ya con 31 años, ejerce de secundario de lujo en el todopoderoso Anadolu Efes. Un equipo del que siempre se cita, sobre todo, a Shane Larkin y Vasilije Micic. Pero en el quinto partido de cuartos de final de esta Euroliga 2020-21, cuando la presión devoraba al Efes y las estrellas del equipo jugaban con muy poca seguridad, fue Singleton el que ejerció primero de sostén y luego de ejecutor. El ala-pívot jugó un partido sencillamente formidable, en ataque y en defensa. Siempre concentrado, siempre con energía y siempre con la cabeza alta cuando el lenguaje gestual de su equipo era más preocupante. Su hoja estadística fue la rúbrica a una actuación colosal: 26 puntos, 8 rebotes, 38 de valoración. En el día más importante del año, al menos hasta la Final Four de Colonia, para su equipo.

Desde luego, no es la primera vez que Singleton está a la altura de las circunstancias en un partido clave: en 2016, el Lokomotiv Kuban dio la campanada y se metió en la Final Four a costa del Barcelona. Fue en cinco partidos y tras remontar un 2-1 en contra con dos triunfos seguidos, el primero en el Palau y el segundo en Rusia. En ese duelo clave, Singleton sumó 16 puntos y 12 rebotes y para 27 de valoración. Entre pasos por China tras salir de la NBA (número 18 del draft en 2011, Washington Wizards), Singleton acabó en el Panathinaikos, donde jugó dos excelentes temporadas antes de fichar por el Barça en 2018. En el Palau dejó su firma de jugador competitivo, duro y con talento, pero unos problemas de rodilla redujeron su impacto. El Barça no le ofreció la renovación (8 puntos, 4,4 rebotes de media en Euroliga) y Singleton quedó libre. En septiembre de 2019 firmó por el Efes.

En la eliminatoria contra el Real Madrid ha promediado 7,8 puntos, 4,4 rebotes y 12,2 de valoración. Y ha aparecido en el partido clave, en el que fue de largo el mejor jugador. Una pequeña venganza porque en 2018 cayó con el Panathinaikos en cuartos, precisamente contra el Real Madrid que acabó siendo campeón.

Y quizá también un recuerdo a la final de Copa del Rey de 2019, uno de los partidos más polémicos que se han jugado en el baloncesto español. Fue un Barça-Real Madrid en el WiZink Center que ganaron los azulgrana en un final inolvidable: tras una remontada tremenda de los culés, se llegó a los últimos diez segundos de la prórroga con un 90-92 que parecía definitivo cuando Singleton, precisamente, recibió una bola a la contra y avanzaba hacia el aro para, aparentemente, sentenciar la final. Pero entonces se llevó un golpe brutal en la cabeza de Anthony Randolph, una falta que los árbitros no señalaron de forma incomprensible.

Después Jaycee Carroll anotó un 2+1 y, con 93-92 y 4 segundos para el final, Ante Tomic dejó atrás a Gustavo Ayón y trató de anotar. Randolph puso un tapón que los árbitros consideraron ilegal por un error de criterio que podían haber subsanado con las revisiones de vídeo. Se dio la canasta por válida, ganó el Barça y ganó Singleton… con el golpe de Randolph en el campo. Ahora el ala-pívot del Real Madrid estaba apartado por lesión pero el del Efes, ex del Barça, estaba en pista. Y fue el jugador más determinante.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.