‘Yo soy folclore, mi álbum tiene mucho ritmo, historias, sentimientos’ dice Silvestre Dangond sobre su nuevo disco | Música | Entretenimiento

0 4

El colombiano presentó el sencillo ‘La última vez’, que hace parte de su reciente trabajo de estudio ‘Las locuras mías’, disponible ya en plataformas digitales.

Esta vez lo logramos. Conversamos cámara a cámara, por videollamada, con el cantante colombiano Silvestre Dangond, quien ha estrenado La última vez, sencillo que se desprende de su reciente producción Las locuras mías (grabado durante el confinamiento por la pandemia) y que, asegura a este Diario, era necesario que sus “silvestristas” en el país conozcan. “Ustedes saben que poco a poco me he ido robando el corazón de los ecuatorianos y no podía desaprovechar esta oportunidad, y más que estamos de lanzamiento”, sostiene.

El vallenato, su esencia musical y su marca artística internacional, se hace más presente en La última vez, que narra el drama del protagonista del video (Dangond) durante una ruptura sentimental y el proceso de duelo hasta que toma la decisión de olvidar a la mujer que le causó tanto sufrimiento. Los acordes del tema, como en el resto de los sencillos, son además una recorrido sonoro por el eje cafetero colombiano, donde se fusionan tradiciones, paisajes coloridos, música autóctona y el cariño de su pueblo.

Dangond, quien tiene previsto un regreso a los escenarios de forma presencial con una gira denominada “De local”, que se prevé desarrollar del 6 al 16 de mayo en The Filmore en Miami (Estados Unidos), se tomó ocho meses para producir este decimocuarto álbum de estudio, del que se produjeron 50.000 copias físicas, destinadas a preventa a través de la página oficial.

¿Cómo se concibió el sencillo La última vez, que ya registra 1′082.146 visualizaciones, desde su estreno el 7 de abril, en plataformas como YouTube?

Lo más curioso de todo, que me causa y me llama la atención, es cómo la gente consume un álbum y uno lanza una canción que ya está en un álbum pero la gente la siente como nueva. Es algo como extraño, porque así también lo siento yo, así me pasó a mí cuando lancé la canción. Yo tengo meses de estar escuchándola, y ayer, cuando la vi en un video, parece que la hubiera escuchado por primera vez. Es algo bien curioso. También te puedo decir que la producción de esta canción y de todo el álbum (…) llevó mucho tiempo, fue un álbum que se hizo en pleno confinamiento de COVID-19. Entonces, saco la conclusión de que cuanto más tiempo le dedicas a las cosas es mejor el resultado.

¿Esta producción también es una invitación a conocer la esencia del vallenato colombiano?

Bueno, cuando uno es folclore inmediatamente recorre el país, recorre zonas, recorre culturas. Y yo soy folclore y mi álbum tiene mucho ritmo, tiene muchas historias; se siente la calle, se siente el sentimiento, se siente la poesía, se siente la fábula, se siente lo popular. Y con mi música yo creo que solamente cuando yo abro la boca, en cualquier parte, enseguida se siente La Guajira, se siente mi pueblo Urumita, de dónde soy.

¿La última vez sirve entonces para resumir la ola de rupturas que se han originado desde la cuarentena?

Es que yo no me imagino: si no se soportaban en la vida normal, ahora juntos… eso tiene que ser así (ríe). Pienso que todos en la vida hemos tenido la oportunidad de darnos una última vez con todo, hasta con las cosas que nos hacen bien, que en algún momento hay que soltarlas o que tú ya no vas a volver a tener. Siempre habrá una última vez para todo.

¿La última vez es una forma sana de despedirse de la persona amada?

Ni tan sana, porque lo que más me gusta de la canción es que él le dice la verdad, no se calló absolutamente nada, y especialmente cuando dice: “Tu orgullo maldito y tu prepotencia acabaron conmigo, destrozando mi corazón, y esta es la última vez que me veo contigo”.

¿Y cuándo fue “la última vez” que Silvestre sintió un corazón roto?

¿Corazón roto? Eso fue hace muchos años. Lo que pasa es que mi corazón casi nunca ha estado roto, eso fue hace muchos años, no, no, no. Lo que pasa es que hay gente que habla mucho de despecho cuando le rompen el corazón, y para mí el despecho es también cuando tú no puedes estar con la persona que amas, que quieres.

¿Le ha pasado esto a Silvestre?

Sí, te lo estoy diciendo…

Anunció una serie de conciertos en Miami, en The Fillmore Miami Beach, con funciones previstas desde el 9 al 16 de mayo. ¿Cómo han planificado estos shows? ¿Han tenido en cuenta las restricciones que están tomando de nuevo algunos países?

Hasta el momento, aquí en Estados Unidos el tema de la vacunación va muy rápido, ha agilizado muy bien, tanto así que ya están vacunando a jóvenes mayores de 18 años. Entonces, nos sigue quedando un mes para el concierto. Si nos sigue quedando un mes para el concierto quiere decir que llegará mucha gente vacunada a esos días al sitio, pero de todas maneras es un sitio donde se está preparando el aforo para 200 personas por noche.

Antes del 2020, los artistas actuaban frente a estadios llenos de público, y ahora deben hacerlo en escenarios vacíos (en el caso del streaming) o con aforo reducido en los lugares donde ya se hacen presenciales. ¿Cómo ha resultado adaptarse a esta nueva forma de trabajo de escenarios digitales?

Yo estoy adaptado, me adapté psicológicamente desde antes porque sabía que esto en cualquier momento iba a suceder. Y esto va a ser una realidad también hasta después del COVID-19, y van a seguir conciertos virtuales, entrevistas virtuales, muchos trabajos virtuales. Entonces, hay mucha autosuficiencia, hay mucha independencia, no solamente en la industria sino en todo el mundo; hay mucha independencia, todo el mundo ha mutado su forma de vida, porque teníamos que buscar una solución, la gente no podía quedarse con las manos cruzadas esperando que apareciera un milagro, entonces, esto se veía venir. El COVID-19 lo que hizo fue que aceleró el movimiento, pero esto iba a pasar tarde o temprano.

¿Cuáles han sido sus mayores momentos de aprendizaje en el 2020 y lo que va del 2021?

Bueno, aprendizaje, mucha paciencia, saber esperar, no desesperarse y alimentarse de la fe, de mucha confianza. No desesperarse porque sé que en cualquier momento, cuando esto pase, pues vamos a salir victoriosos, como siempre lo he dicho, los que más aguanten, esos son los que van a recoger muchos frutos cuando todo esto pase, y hay que saber aguantar. De todas maneras, este ejercicio que estamos haciendo de los conciertos es algo que, pues, estamos esperando que funcione, pero si no funciona no pasa nada.

Y a Ecuador ¿cuándo prevé volver?

¡Ay, Dios mío!, yo quisiera responderte facilito, pero no te puedo responder como tú quieres escuchar, porque dependemos de la vacuna y de que siquiera el 90% de la población mundial esté vacunada, y ni así. Entonces, yo por arte de magia quisiera cerrar los ojos y aparecer allá. (E)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.