13.9 C
Córdoba
25 agosto, 2019
Peipus.com.ar

Antes del veredicto, la anestesista se quebró: podrían condenarla, pero no iría presa por la muerte de Pérez Volpin

La anestesista que atendió a Débora Pérez Volpin en el Sanatorio de la Trinidad lloró el viernes por la mañana al escuchar el pedido de la querella en su contra por la mala praxis durante una endoscopía que derivó en la muerte de la periodista el 6 de febrero de 2018.

Se trata de Nélida Inés Puente. En el cuarto intermedio, la anestesista se abrazó con un familiar y rompió en llanto. Fue luego de que Diego Pirota, abogado de la familia de Débora, solicitó que ella sea condenada a 3 años de prisión en suspenso y 10 años de inhabilitación profesional. De recibir esta pena, no iría presa.

El letrado además pidió 4 años y 5 meses de prisión para Diego Bialolenkier, el endoscopista, que con el aparato realizó una “perforación instrumental del esófago”, según los peritos del Cuerpo Médico Forense (CMF) de la Corte Suprema de Justicia.

En la misma línea, la fiscal María Luz Castagni solicitó que los profesionales sean condenados a penas similares: 4 años para Bialolenkier y 3, en suspenso para Puente. También pidió que sean inhabilitados por 10 años.

El jueves, al pronunciar sus últimas palabras antes de la sentencia, Puente le pidió perdón a la familia de Pérez Volpin “por no poder reanimarla” y acusó a su colega: “Estoy indignada por sus declaraciones. Yo pensé que iba a decir la verdad si lo juró por sus hijos”.

El juez el juez Javier Anzoátegui, titular del Tribunal Oral y Correccional N°8 porteño, anunciará la sentencia el viernes por la tarde luego de analizar los pedidos de la querella y la fiscal de juicio María Luz Castagni.

Link a la fuente

Temas relacionados

El peligroso oficio de escribir, en México | Entrev…

admin

Las postales del eclipse lunar alrededor del mundo

admin

Los precios, un verdadero “despelote”

admin