22.2 C
Córdoba
22 agosto, 2019
Peipus.com.ar

Cayeron hasta 50% las endoscopias y colonoscopias por el caso Pérez Volpin

A más de un año de la muerte de la periodista y legisladora Débora Pérez Volpin por una presunta mala praxis en medio de la realización de una endoscopia alta en el sanatorio de la Trinidad de Palermo, en Buenos Aires, entidades y médicos especialistas afirman que todavía hay temor en los pacientes a la hora de realizarse tanto este procedimiento como el de la endoscopia baja (también conocida como colonoscopia).

“El número de ambos estudios cayó entre un 20 y un 50 por ciento, según establecimiento”, afirmó a La Voz, Fabio Nachman, jefe del Servicio de Gastroenterología de la Fundación Favaloro de Buenos Aires y miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Gastroenterología (Sage).

De acuerdo con el profesional, este impacto se verificó también en otros países de la región, como Uruguay.

“La tasa de complicaciones para una colonoscopia es una en 10 mil y para una endoscopia alta es todavía menor”, afirmó Nachman. Y aclaró: “Y hablamos de complicaciones, no de mortalidad”.

El especialista señaló que ambos estudios son la única o mejor alternativa para efectuar diagnósticos y como parte de tratamientos en algunas patologías. Por caso, señaló que la colonoscopia permite evitar hasta en un 75 por ciento la mortalidad por cáncer de colon.

En la Argentina, la cantidad de colonoscopias ya es bajo, apuntó el médico. “Apenas el 27 por ciento de las personas que deberían someterse a ese estudio lo hacen”, precisó. Y graficó que hay países, como Estados Unidos, en los que se diagnostican más casos de cáncer de colon de manera temprana –cuando es más efectivo el tratamiento– pero hay menos mortalidad que en Argentina por esa causa. “El cáncer de colon es la segunda causa de muerte por cáncer en el país, detrás de los ginecológicos. Tiene la misma tasa que los accidentes de tránsito”, manifestó.

En Córdoba

“En diciembre, la caída de las endoscopias bajas en Humana era de entre el 20 y el 30 por ciento. Hicimos el seguimiento de algunos pacientes que cancelaban el estudio y cuando les preguntábamos la razón de esa decisión, nos hacían mención del miedo que les generó el caso de Débora Pérez Volpin, pese a que el estudio que ella se realizó fue una endoscopia alta”, describió Gerardo Zanoni, coloproctólogo de Humana y del sanatorio Allende Cerro.

El profesional lamentó que esta situación revirtió un consistente trabajo efectuado por los médicos para concientizar a la población sobre la importancia de efectuarse el estudio.

“Venimos peleando contra el cáncer de colon desde hace más de 15 años. Notamos un cambio positivo respecto del estudio hace unos ocho años y esto tiró todo el trabajo. Debemos hacer todo de nuevo”, reconoció y consideró que hubo un tratamiento sensacionalista de la información, abordaje que –opinó– “puede causar más muertes”.

“La gente pregunta más y está más interesada”, admite también Ricardo Theaux, director de la Clínica Universitaria Reina Fabiola. Para el directivo, esto es positivo, porque implica un compromiso del paciente con su salud, pero por otro lado considera que es una actitud “reactiva”, que responde al impacto de un caso paradigmático.

Para la proctóloga Alejandra Tornini, también de Humana, hay más temor en la gente: “Por miedo a la anestesia, algunas personas cancelaron cirugías y evitaron hacerse colonoscopias. Hoy, hay quienes ponen gestos de preocupación cuando se indica el estudio”.

Niños

En el caso de las endoscopias altas, el miedo también está presente en los adultos cuando el paciente es un niño.

“Hay padres que expresan temor e, incluso, algunos se han negado y citan el caso de Pérez Volpin”, dijo por su parte Silvia Marchisone, gastroenteróloga pediatra del Servicio de Gastroenterología del Instituto Modelo de Cardiología Privado (IMC). “Es tan pequeño”, afirman a veces, “cuando en realidad eso no es una contraindicación”, agregó.

Marchisone explicó que es habitual la indicación de una endoscopia en niños para el diagnóstico de la enfermedad celiaca, por reflujo gastroesofágico, por dolor abdominal crónico o hemorragia digestiva, por lo que el estudio puede ser clave para mejorar la calidad de vida de un niño.

Para contrarrestar las inquietudes expresadas por los padres –dice– “se explica que el procedimiento es sencillo, que se toman todos los recaudos incluyendo la valoración previa y evaluación cardiovascular y que se realiza con profesionales capacitados, con anestesistas y endoscopistas pediátricos”.

Estudios clave para la salud

Tienen fines diagnósticos y terapéuticos.

15 a 30 minutos puede demandar realizar una endoscopia alta, que tiene tanto fines diagnósticos como terapéuticos.

27 por ciento de quienes deben hacerse una endoscopia baja o colonoscopia se la realizan. Ayuda a evitar la muerte por cáncer de colon.

15,8 varones de cada 100 mil mueren por cáncer de colon en Argentina. En el caso de las mujeres, esta tasa es de 9 de cada 100 mil.

Un caso que causó conmoción

La muerte sorpresiva de Débora Pérez Volpin.

Débora Pérez Volpin fue una periodista y legisladora porteña que murió a los 50 años, el 6 de febrero de 2018, en el sanatorio La Trinidad de Palermo, cuando era sometida a una endoscopia que realizaban en conjunto el endoscopista Ariel Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente. A un año de su inesperado deceso, aún no hay fecha de inicio para el juicio oral, que tiene como acusados por “homicidio culposo” a ambos profesionales de la salud que tuvieron a su cargo la práctica médica y aguardan en libertad la sentencia. El juez Carlos Bruniard cerró la instrucción el 19 de septiembre pasado tras varios meses de investigación, luego de que su colega Gabriel Ghirlanda renunció a seguir la causa en abril en medio de fuertes cuestionamientos de la familia de Pérez Volpin por su inacción. El procesamiento incluyó un embargo de 1,7 millones de pesos a cada uno de los acusados por “provocar la muerte de la señora Débora Denise Pérez Volpin al haber obrado en forma imperita, negligentemente y sin observar las reglas del arte de curar”. Bruniard dio por probado que Pérez Volpin “no presentaba ninguna deficiencia en su salud o integridad física” antes de la endoscopia y acusó a Bialolenkier de “conducirse de modo negligente durante la ejecución, manejo de los instrumentos y evaluación y tratamiento de la paciente durante la práctica”. Sobre Puente, el magistrado señaló que “obró negligentemente al desatender el estado y los valores multiparamétricos de la paciente mientras el doctor Bialolenkier realizaba la Veda (videoendoscopia digestiva alta), no advirtiendo a tiempo el cuadro que presentaba como consecuencia de la perforación instrumental”. Pérez Volpin tenía dos hijos y estaba en pareja con el periodista Enrique Sacco.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 20/03/2019 en nuestra edición impresa.



Link a la fuente

Temas relacionados

Las cosas y las palabras: estadio, quizás y felices Pascuas

admin

Reemplazaron el caño de agua que generó el cráter y se restablece el servicio

admin

Hace 100 años: Consecuencia de la huelga de los maestros

admin