Abr 1, 2020
11 Views
0 0

Cerró su restaurante por el coronavirus, vender a domicilio no es redituable y la incertidumbre es total: así es el drama económico en México

Written by

Un gran impacto económico es lo que prevén dueños de algunos restaurantes de la Ciudad de México debido a la orden de cerrar sus establecimientos por la pandemia de coronavirus, que ha dejado muerte, contagios y grandes pérdidas a su paso.

De acuerdo con Francisco Fernández Alonso, presidente nacional de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), varios establecimientos del sector restaurantero se han visto afectados por la reducción abrupta e inesperada de clientes.

Luego de la amenaza del coronavirus en el país, que ya ha dejado 29 fallecimientos a la fecha, y debido a la emergencia sanitaria que fue decretada ayer por el Consejo de Salubridad General, Canirac anunció que todos los restaurantes de la Ciudad de México deben cerrar.

La medida podría llevar a los establecimientos al borde del colapso por la falta de financiamiento que los mantiene. En la CDMX hay cerca de 45,000 establecimientos de comida que además sostiene la economía de sus trabajadores.

Alejandra Boites, dueña del restaurante el Sazón de los Boites, ubicado en la delegación Iztapalapa, comentó para Infobae México que la situación es crítica, al grado de que aparte de cerrar su negocio, también suspendieron los envíos a domicilio, pues no salía ni para volver a invertir.

Te cuento con tristeza, pero sobre todo con incertidumbre pues no sabemos qué pasará con nuestro Sazón”.

El Sazón de los Boites es un bonito lugar, el cual decoraron e invirtieron en el negocio cuatro hermanos, dando prestigio y llevando con éxito el lugar de comida mexicana durante un largo tiempo.

Alejandra Boites cuenta que tuvieron mucho éxito durante muchas semanas, hasta que el golpe del coronavirus, que ha afectado a diversos comercios y establecimientos a nivel nacional, fue deteriorando las ventas y de sacar alrededor de más de 10,000 pesos cada fin de semana (sábado y domingo), ahora ya no tienen ni para comprar lo esencial.

“Decidimos cerrar este fin de semana que pasó, porque desde el fin anterior vendimos únicamente comida a domicilio o por aplicaciones de entrega, pero tristemente las ventas se desplomaron hasta un 85%”, dijo Ale.

Asimismo, explicó que vienen de una familia dedicada al negocio, por lo que otros familiares viven la misma situación.

“El negocio de los abuelos es una taquería tambien en la alcaldía Iztapalapa. Tiene más de 50 años ahí, pero ahí la cosa está más complicada”.

Ale reveló que en este caso sí se afecta directamente a al menos 20 familias, que trabajan de la mano del negocio de los abuelos.

“Aunque les dan trabajo a los empleados es de manera terciada pero cada vez es más difícil mantener esta situación y ahora con la venta únicamente para llevar, se complica aún más”, describió.

Por su parte, el presidente de Canirac expresó que alrededor de 280,000 empleados no tendrán los mismo ingresos en un tiempo indefinido.

La situación es preocupante, ya que según la Canirac, se podría llegar a una serie de despidos masivos y decenas de familias se verán afectadas, pues la industria restaurantera de la capital está integrada por pequeñas y medianas empresas.

Fernández Alonso reiteró que a partir de este miércoles ya no debe haber ningún establecimiento abierto, aunque sí podrían trabajar por el servicio para llevar; sin embargo, el panorama es el mismo.

Por su parte, Marco Antonio Buendía, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) de la Ciudad de México, destacó que la declaratoria de emergencia ayudará a reducir los brotes; sin embargo, afectará a varios negocios.

“Es una medida que protege a la ciudadanía y hace que haya una menor cantidad de contagios y tratar de eliminar esta pandemia, pero también con esta medida de no vender al público en general y sin apoyos la industria definitivamente va a colapsar”, explicó en una entrevista para el diario El Economista.

“Gran parte de la industria restaurantera de la capital está compuesta por micro, pequeñas y medianas empresas y no tienen la capacidad de hacerle frente a una crisis de un mes. Lo que nos preocupa son nuestros trabajadores, no queremos despidos masivos”, agregó.

Además, dijo que no está en contra de esas medidas, pero buscan otro tipo de apoyos y no dejar solo al sector privado.

“Realmente está un plan de las medidas que hemos solicitado, se han portado abiertos al diálogo. Todos los empresarios estamos alineados de que haya prórroga de impuestos, condonación de los mismos, tratamos de que haya créditos por medio de Nacional Financiera, estamos pidiendo apoyo económico, suspensión de verificaciones. Esperamos que el gobierno se ponga de nuestro lado, somos los que generamos las riquezas e ingresos”, aseveró.

Pidió también a los restauranteros a cuidarse y los alentó de las decisiones que están tomando, así como las negociaciones con las autoridades, “para que este golpe sea lo menos duro en términos económicos”.

“A la población, a todos, los invito a que consuman alimentos en restaurantes para llevar, no consuman en vía pública”, reiteró.

Link a la fuente

Article Categories:
Principales

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

es_ARSpanish
es_ARSpanish