18 C
Córdoba
20 octubre, 2019
Peipus.com.ar

Cómo hacer para que las vacaciones te salgan más baratas

Este contenido estuvo inicialmente disponible sólo para nuestros suscriptores. ¡Sumate!

Las vacaciones, amén de ser un derecho consagrado en las leyes laborales, son también una necesidad humana. Así lo aseguran diversos estudios científicos, que refieren a los beneficios que ese período de descanso dispensa no sólo al cuerpo sino también a la mente, al permitirle al trabajador desconectarse de las obligaciones que tiene durante todo el año.

Y para que ese “desenchufe” sea efectivo, la mejor opción es hacer un viaje que nos saque de las rutinas y nos permita darnos gustos a los que no accedemos mientras estamos trabajando.

El problema, cuando no, es la crisis. Con la inflación galopando sobre los salarios y el poder adquisitivo en derrape, no siempre es fácil pensar en vacaciones. Más ahora, con la incertidumbre política de las elecciones, que agrega dudas a los tiempos por venir.

De todos modos, la idea es, aun en medio del tembladeral, encontrar opciones más económicas que nos permitan salir de vacaciones y que nuestros bolsillos no mueran en el intento.

La más sencilla es, si el calendario laboral y de la escuela de los chicos lo permiten, salir en temporada baja. En octubre y noviembre, y a partir de marzo hasta mayo, la inmensa mayoría de los destinos turísticos tienen tarifas mucho más bajas que en diciembre, enero y febrero. En Uruguay y Brasil, por caso, los alojamientos son hasta un 40 por ciento más económicos, y para el Caribe los tickets aéreos se consiguen con bonificaciones de hasta el 30 por ciento.

Otro tema a tener en cuenta si el destino es internacional es que todo se paga en dólares. Y con el billete estadounidense en estado de ebullición, lo mejor es pagar por anticipado todo lo que se pueda. Desde los aéreos y los hoteles hasta las excursiones. Abonando hoy, evitamos tener que salir a comprar dólares antes de viajar, al cambio del momento. La mayoría de las agencias de viaje ofrecen congelar los precios en pesos cancelando un 60 o 70 por ciento de los paquetes al exterior.

También representa una oportunidad pagar los viajes en cuotas, siempre que el recargo de la tarjeta sea menor al ritmo inflacionario. Por ejemplo, pagar hoy en 12 cuotas con una tasa del 20 por ciento anual es buen negocio frente a una inflación esperada para el próximo año que supera con creces el 40 por ciento. Ni qué hablar si existe la posibilidad de pagar en cuotas sin interés.

Armar el propio paquete turístico es otra alternativa. A través de los portales web de servicios turísticos se puede contratar los aéreos por un lado y el alojamiento por otro, ahorrando unos buenos pesos. Hay incluso varias apps con alertas que avisan al celular cuando sale una oferta tentadora. Eso sí: hay que tener la plata disponible y decidir rápido.

Finalmente, viajar en auto por la propia es habitualmente la alternativa más económica, siempre que el destino elegido esté a tiro de manejo. Chile, el sur de Brasil, Uruguay, la Costa Atlántica y el norte de la Patagonia son algunas opciones para explorar en auto. Aunque el combustible está caro, es mucho más económico que el pasaje de avión, en especial si la familia es grande.

La crisis nos obliga a ser más cuidadosos con los gastos, pero bien vale hacer el esfuerzo para tomarse unos merecidos días de vacaciones. Estamos llegando a fin de año… y el cuerpo lo sabe.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 12/10/2019 en nuestra edición impresa.



Link a la fuente

Temas relacionados

“Esperamos una sentencia justa” | Arrancó el juicio…

admin

El día que un pingüino llegó a las Sierras

admin

Ropa con talles para todos | Cambios en la normativ…

admin