8.2 C
Córdoba
19 agosto, 2019
Peipus.com.ar

Cumple 100 años de Rosa Roisinblit, vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo

Rosa Tarlovsky de Roisinblit, vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, cumplió 100 años este jueves. “Queremos desearle un muy feliz cumpleaños a nuestra compañera de lucha. Agradecemos tu entrega, valentía y generosidad. Todo Abuelas te abraza”, le dedicaron sus compañeras. Su historia quedó marcada por el dolor que le causó el terrorismo de Estado ejercido por la última dictadura militar, que en 1978 secuestró a su hija, Patricia, la pareja de ella, José Manuel Pérez Rojo, y su nieta, Mariana Eva, que tenía apenas 15 meses.

Además, Patricia Julia Roisinblit estaba embarazada de ocho meses. Su otra hija, Mariana, fue devuelta y sus abuelos paternos se encargaron de criarla, mientras Rosa protagonizó una incansable búsqueda del resto de su familia, que la llevó a ser partícipe de la recuperación de 130 nietos, entre los que se encuentra el suyo.

Rosa nació en Moisés Ville, en la provincia de Santa Fe. Fue la tercera de siete hijos, de los cuales dos murieron cuando eran niños. Sus papás habían llegado a la Argentina entre los primeros contingentes de inmigrantes, escapando de la ferocidad de los programas zaristas.

Cuando terminó el colegio se fue a Rosario a estudiar obstetricia a la entonces Universidad Nacional del Litoral. Allí, con las mejores notas, obtuvo su título y ganó por concurso el cargo de Partera Jefa de la Maternidad Escuela de Obstetricia de dicha ciudad. En 1951, ya instalada en Buenos Aires, se casó con Benjamín Roisinblit y el 8 de diciembre de 1952 nació Patricia Julia, su única hija.

Después de la muerte de su papá, en 1972, Patricia empezó a trabajar en el departamento didáctico de una escuela y fue en esa época en que comenzó a mirar a su alrededor, a interesarse por los cambios que se gestaban en el país, y a militar en política. Primero lo hizo en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y luego se incorporó a Montoneros, en el área de Sanidad, como médica en situaciones operativas. Allí conoció a José Manuel Pérez Rojo, de quien se enamoró y con quien decidió formar una familia. En junio de 1977 nació Mariana.

El 6 de octubre de 1978 fueron secuestradas Patricia –embarazada de ocho meses de su segundo bebé– y Mariana (de quince meses de edad), del departamento en el que vivían, en Palermo. José estaba en el local de Martínez, donde tenía una juguetería y artículos de cotillón, cuando lo capturaron. La nena fue entregada a sus abuelos.

El testimonio de personas liberadas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) indicarían años más tarde que el 15 de noviembre, en ese CCDTyE (Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio), Patricia tuvo a un bebé al que puso el nombre de Rodolfo Fernando. Había sido trasladada allí desde la R.I.B.A. (Regional de Inteligencia de Buenos Aires) de la localidad bonaerense de Morón, a donde había sido recluida junto a su compañero.

Rosa Tarlovsky de Roisinblit junto a Mariana y Guillermo, sus nietos. (Foto: AFP/JUAN MABROMATA).
Rosa Tarlovsky de Roisinblit junto a Mariana y Guillermo, sus nietos. (Foto: AFP/JUAN MABROMATA).

A los diez días del secuestro, Rosa recibió una llamada de su hija y pocos días después la de un hombre diciéndole que Patricia le encargaba fijarse si las vacunas de la nena estaban en regla. Sabiendo lo metódica y ordenada que era su hija, comprendió que le estaba dando señales de vida. Y nunca más recibió ningún llamado.

Fue entonces que empezó la incansable lucha de Rosa, con la búsqueda de su hija, su yerno y su nieto en absoluta y desesperada soledad. Siguió todo rastro, sugerencia, indicación que iba encontrando, hasta que llegó al conocimiento de un grupo de mujeres que se reunían con sus mismos objetivos. Así fue como se incorporó a las Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos, que luego tomaron el nombre de Abuelas de Plaza de Mayo.

Mientras tanto se dedicó a la relación con su nieta Mariana, que había quedado viviendo con sus abuelos paternos desde la desaparición de sus padres. Mariana es hoy Licenciada en Ciencia Política, dramaturga y está terminando su doctorado en Letras, en Alemania.

Un portaretrato de Patricia Roisinblit, la hija de Rosa, desaparecida durante la dictadura. (Foto: AFP/JUAN MABROMATA).
Un portaretrato de Patricia Roisinblit, la hija de Rosa, desaparecida durante la dictadura. (Foto: AFP/JUAN MABROMATA).

Fue en 2000 que Rosa logró encontrar a su nieto. Así, Guillermo Rodolfo Pérez Reisinblit recuperó su identidad. Fue gracias a denuncias recibidas en Abuelas de Plaza de Mayo. Había sido apropiado por un agente civil de inteligencia de la Fuerza Aérea y su esposa, que fueron enjuiciados por apropiación ilegítima y sustitución de identidad del niño. Luego de varios años, el apropiador volvió a ser detenido en el juicio por la desaparición de Patricia y José Manuel.

Rosa sigue reclamando justicia por la desaparición de su hija y su yerno, y la restitución de la identidad de todos los nietos apropiados, además de efectivizar su presencia solidaria en otras causas, con personas y grupos que sufren injusticias. Su lucha la llevó a ser reconocida internacionalmente y a recibir múltiples distinciones; desde ser declarada Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, a Doctora Honoris Causa en la Universidad de Massachussets, en la New School University de Nueva York.

Link a la fuente

Temas relacionados

Cannabis para perros | EPILEPSIA | Página12

admin

A medida de las rejas ilegales | El oficialismo por…

admin

Paso a paso: cómo votar con la boleta única

admin