13.9 C
Córdoba
25 agosto, 2019
Peipus.com.ar

Despedida amarga para Los Pumas en Salta

Los Pumas defeccionaron ayer en Salta, donde los Springboks sudafricanos le asestaron una inoportuna paliza en el partido que marcó la despedida del país de la selección argentina antes de su participación en el Mundial de Japón que comenzará en septiembre.

Por la última fecha del Rugby Championship en esta edición reducida, Sudáfrica le propinó un lapidario 46 a 13 para coronarse campeón ante el reconocimiento de las 22 mil personas que coparon el estadio Padre Martearena, donde se vivió una fiesta. A primera hora argentina, Australia había sorprendido a Nueva Zelanda con un contundente e inesperado 47 a 26.

Ayer, Argentina empezó con todo por un gran try de Cordero tras la habilitación precisa con el pie de Sánchez y el sol pareció brillar más fuerte en la ventosa tarde salteña para una formación albiceleste que cumplió con la premisa de golpear primero.

Pero muchas veces primero no significa mejor. Y fue el caso. Porque ese inicio esperanzador de Argentina se fue diluyendo con un marcado déficit local en el scrum, fijo a partir del cual Sudáfrica apuntaló su crecimiento. A los 13, los Springboks habían conseguido pasar al frente con un try de Mbonambi y a partir de allí, mientras los pateadores alteraban el tanteador, la visita se apoderaba del trámite. A aquel dominio en el scrum que se tradujo en penales a favor y un sometimiento al pack celeste y blanco le agregó un buen line y un excelente trabajo de su apertura Handré Pollard, quien cerró el parcial con un try bajo los palos de Argentina.

En el roce intenso propuesto por Sudáfrica, algo habitual en su juego, los visitantes habían sacado una clara ventaja. El cambio de cabeza necesario que debía tener Argentina se encontró con otro penal del apertura verde apenas comenzó el complemento. Y para colmo para Argentina, a los 7 minutos hubo una jugada clave que terminó de desactivar las chances albicelestes. La selección local se posicionó a metros del ingoal rival y una y otra vez buscó apoyar, pero los visitantes defendieron como pudieron, hasta que lograron desmoronar esa posibilidad de descuento que hubiera sido clave para el desarrollo del partido.

La ocasión desperdiciada le bajó el telón al partido, porque si bien faltaba mucho, a partir de ahí volvió a crecer Sudáfrica y Argentina se convirtió en un cúmulo de voluntades sin conexión ni ideas. Y a los 17, otra vez Pollard, una verdadera pesadilla, voló al ingoal local y dejó las cosas sentenciadas 32 a 13. Los otros dos tries de los sudafricanos sirvieron para darle forma a una goleada impensada para Los Pumas, en un momento en cual el equipo necesitaba más que nunca de una actuación convincente para encarar la puesta a punto final rumbo al Mundial.

El caluroso aplauso con el cual la gente despidió al equipo fue un mimo para disimular de alguna manera el dolor de una derrota que preocupa bastante por el marcador, pero mucho más por la forma que mostró déficits en todas las variables del juego. Ahora será tiempo de cerrar esta página y trabajar mucho antes de abrir el capítulo mundial para el cual, ayer en Salta, la selección argentina no logró un voto de confianza.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 11/08/2019 en nuestra edición impresa.



Link a la fuente

Temas relacionados

Se lesionó, se retiró, volvió y seguirá en Tigre, pero antes de irse a la B Montillo quiere una copa

admin

Copa América: cuándo juega la Argentina ante Brasil y cómo está la llave de semifinales

admin

Juegos Panamericanos Lima 2019: plata en esgrima para Argentina

admin