24.5 C
Córdoba
5 diciembre, 2019
Peipus.com.ar

Destacan que el sector foresto-industrial podría aportar US$6000 millones en exportaciones

















Para Marcos Pereda, coordinador de la Mesa Foresto-Industrial, el sector puede generar 350.000 empleos Crédito: Expoagro

RIACHUELO, Corrientes.- En 2018 el sector foresto-industrial argentino registró un déficit de alrededor de US$667 millones en su balanza comercial, lo que marca el gran margen que tiene para desarrollarse. En rigor, podría tener 4 millones de hectáreas forestadas, generar US$6000 millones de divisas netas en exportaciones y 350.000 empleos para 2020 si se lo acompaña con políticas públicas que lo fomenten, promuevan un escenario óptimo para las inversiones y se impulsen clusters que integren a todos los eslabones de la cadena.

































Así lo aseguró Marcos Pereda, coordinador de la Mesa Foresto-Industrial por la Sociedad Rural Argentina (SRA), al presentar un panel sobre el tema realizado hoy en el marco de Expoagro en la Rural de Corrientes donde expertos también de Brasil y de Uruguay dieron detalles sobre cómo fue el desarrollo del sector en los países vecinos.

En la Argentina hay 1,3 hectáreas plantadas, el 60% con coníferas y en 2017 (último dato disponible) se cosechó 15,7 millones m3 de madera, aunque la oferta disponible es de 25,3 m3, lo que significa que hay casi 10 millones de m3 de materia prima que no encuentra su mercado, lo que impacta en los precios de la madera local.

























“El objetivo a mediano plazo es pasar de 1,3 millones de hectáreas de plantaciones forestales a 2 millones para 2030”, señaló Nicolás Laharrague, director de Desarrollo Foresto Industrial del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

















“Tenemos la posibilidad de convertirnos en una potencia forestal. Tenemos la superficie, infraestructura. El objetivo es cogestionar con el sector privado para facilitar desde el Estado el desarrollo”, apuntó Laharrague.

La clave parece ser encontrar la manera de aumentar el consumo de madera en país. El funcionario mencionó un proyecto de ley de inversión sobre grandes proyectos foresto-industriales que tiene incentivos fiscales y ya se encuentra en trámite en el Congreso y medidas como la reducción de cargas sociales para empleadores en aserraderos e industrias asociadas a la madera.

















El expositor brasileño Iván Tomaselli, presidente de una consultora internacional de proyectos, planificación e ingeniería forestal en América Latina, explicó que el despegue en el país vecino se inició en 1966 con una ley que creó un programa de incentivos. “Esto promovió el desarrollo de una estructura empresarial fuerte y atrajo inversiones de otros sectores, porque el forestal en los 60 era chico y pobre”, apuntó.









Además de la captación de inversión privada y el respaldo en investigación de la academia, Tomaselli señaló entre los hitos del desarrollo del sector los avances en el plano de la genética y en la preparación de suelos y fertilización. “Cuando comenzó la productividad era 8-15 metros cúbicos por hectárea y hoy tenemos una productividad de 45-70 m3 por hectárea”, apuntó, y agregó que el sector exporta en Brasil por 6000 millones de dólares al año y genera 500.000 empleos. Remarcó que está creciendo cada vez más.


Sistema

Para Tomaselli, hay que entender que “la plantación forestal no produce madera solo para aserraderos”.









“Tienes que hacer una plantación para tener un cluster industrial porque el 60% de las plantación son maderas que no se usan para aserradero (puntas, residuos) y si solo aprovechás el 40% de tu producción tienes un problema”, señaló el experto.




Carlos Faroppa: "Uruguay tenía entre 25.000 y 40.000 hectáreas planteadas y hoy multiplicamos eso por 40"
Carlos Faroppa: “Uruguay tenía entre 25.000 y 40.000 hectáreas planteadas y hoy multiplicamos eso por 40” Crédito: Expoagro






En Uruguay el proceso forestal uruguayo también tomó impulso a partir de una ley de 1987, según narró Carlos Faroppa, presidente de la Sociedad de Productores Forestales de ese país.

“Uruguay tenía entre 25.000 y 40.000 hectáreas planteadas y hoy multiplicamos eso por 40. Hoy tenemos más de un millón de hectáreas y 6% del área plantada”, dijo Faroppa y agregó que las forestales representan el 23,4% de las exportaciones uruguayas (que en 2018 fueron, en total, de US$9100 millones)

El 65% del valor total del sector lo genera la cadena de producción, sus contratistas y las 1750 empresas vinculadas y esa es una de las guías que, al igual que Tomaselli, Faroppa intentó darle a la Argentina: es necesario desarrollar toda la cadena y no solo el eslabón inicial para dale así mejor aprovechamiento a la materia y también ampliar efectivamente el mercado potencial.

¿Qué fue lo que hizo a Uruguay atractivo para las inversiones en el sector? Faroppa destacó que es un país “pequeño y democrático, donde se respeta la legislación forestal a pesar de los cambios de gobierno”.







ADEMÁS








Link a la fuente

Temas relacionados

Infocampo El Jacarandá vuelve a teñir de violeta las calles y hogares del país

admin

Infocampo Se presentó en la Argentina la nueva “Sprinter Accesible”

admin

Ganaderos y tamberos estiman una mejora en la producción – Télam

admin