18.4 C
Córdoba
21 julio, 2019
Peipus.com.ar

El 20% de los vecinos de las Sierras Chicas realizan compost

De las 85 toneladas de residuos sólidos urbanos (RSU) que se generan por día en Sierras Chicas, una buena parte se podría compostar. De esta forma se reduciría la cantidad de RSU que termina en el enterramiento de Piedras Blancas o en los basurales de la región.

La buena noticia es que en más del 20 por ciento de los hogares de la zona ya se mantiene esta práctica. Y hay buena predisposición en el resto de la población para sumarse a la iniciativa. Estos datos y las conclusiones se desprenden de una encuesta realizada en nueve localidades de la zona por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti). Se encuestó a 2.952 personas.

El 21 por ciento realiza compostaje de los residuos orgánicos, la basura que genera los problemas ambientales y de salud más visibles por la acumulación de moscas, ratas, líquidos, olores, y por ser un foco de patógenos.

El compostaje es un tratamiento natural de ciertos residuos orgánicos (restos de frutas y de verduras crudas y cocidas, de pasto, de yerba, de cáscaras de huevo) que por acción biológica se transforman en abono. Bien realizado, no genera olores.

“Una parte importante de la población realiza compost; y un tercio de los que no lo hacen estarían dispuestos a comenzar a realizarlo”, dice Eugenio Pettigiani, técnico del Inti que coordinó el trabajo. Y agrega: “Un vecino que hace compostaje es un converso, porque es seguro que avanzará en la separación de otros residuos reciclables”.

El convenio de los municipios con el Inti ahora avanzará en la formación de un grupo de promotores entre alumnos de escuelas secundarias. Tras capacitarse, los estudiantes tendrán la responsabilidad de llegar a 10 hogares y visitarlos tres veces en el año para orientarlos acerca de cómo realizar el compostaje.

“Lo que queremos es reducir los kilos de residuos orgánicos. El municipio realiza compostaje, pero queremos que lo haga cada vecino. En algunos barrios, lo realiza más del 70 por ciento, aunque en otros el porcentaje es menor”, dice Jorge Fabrissin, intendente de Unquillo.

El funcionario asegura que en los próximos meses lo convertirán en una práctica obligatoria para los vecinos. “El convenio con el Inti para sumar promotores desde las escuelas va a servir mucho para impulsar esta medida”, dice.

Separación de reciclables

Los promotores también van a capacitar en la separación de los residuos reciclables según la situación de cada localidad. Un 30 por ciento de los RSU que se producen en Sierras Chicas son reciclables (plásticos, papel, cartón, metales, vidrio).

Según la encuesta, un tercio de los vecinos realizan algún tipo de separación de RSU en su casa. Luego de la separación para el compostaje, le sigue la segregación de los residuos plásticos, que es ejecutada en un 16,7 por ciento de los hogares.

El 12,8 por ciento separa cartones y papeles. En muchos hogares se separa más de un tipo de material. Entre los dos tercios de hogares que colocan toda la basura junta, un 45 por ciento estaría dispuesto o muy dispuesto a separar los RSU.

Unquillo es el único municipio de la región que tiene recolección diferenciada. “Estamos trabajando desde hace dos años con muy buenos resultados. Por la venta de los residuos, ingresaron más de un millón de pesos en 2018, además de reducir los costos de enterramiento”, dice Fabrissin.

¿Y el resto?

En un escenario ideal con reciclado y compostaje en todos los hogares, aún quedaría un 30 por ciento de residuos que deberían enterrarse. El uno por ciento es peligroso y requieren un tratamiento especial. A otro 14 por ciento se los denomina “rechazos” y es material inerte, como ladrillos, platos rotos y otros.

El otro 15 por ciento podría aprovecharse a través de la incineración para generar energía. El Inti presentará un informe preliminar sobre la posibilidad de avanzar con esta tecnología en Sierras Chicas. “Hay que avanzar hacia la revalorización energética. La alternativa es seguir enterrando, lo cual siempre tiene algún inconveniente, además de ser costoso para el municipio”, comenta Alejandro Giussano, secretario de Desarrollo Urbano de Villa Allende y coordinador del corredor Sierras Chicas en el convenio con el Inti.

El Inti ya instaló una primera planta de este tipo en Sarmiento (San Juan), que procesa 10 toneladas diarias. “Es una planta de industria nacional. Primero hay una nueva selección de residuos que aún son reciclables, y se separa también lo que no se puede incinerar porque no es combustible o es peligroso”, explica Pettigiani. Algunos cálculos indican que una planta de este tipo podría generar hasta cinco megavatios de energía.

El experto refuta algunos mitos que hay detrás de la incineración de residuos: “No le saca trabajo a los recicladores. Primero, hay que reciclar. Es incinerar antes que enterrar. Y ya existe tecnología nacional para no generar dioxinas y furanos, las sustancias peligrosas”, dice.

La poda es un problema tan grave como la basura

En Sierras Chicas se generan 31 mil toneladas de residuos sólidos urbanos por año, pero también 24,2 mil toneladas de restos de poda. Estos residuos verdes son un problema serio en la región porque implican un gasto para los municipios, además de saturar rápidamente los basurales y las estaciones de transferencia de RSU.

“Los residuos verdes son un problema común en los valles serranos por la presencia de mucha vegetación. En Sierras Chicas implica un movimiento de hasta 30 camiones diarios”, explica Pettigiani.

Es basura que no va al enterramiento de Piedra Blanca, por lo tanto se acumula (las ramas tardan tres años en degradarse). Este tipo de residuos fue el foco desde donde surgió la invasión de alacranes en El Talar de Mendiolaza.

Hace unos días, la municipalidad de Unquillo decidió que una cooperativa se encargará de gestionar los restos de poda. “Es un gasto muy grande para la municipalidad. La cooperativa se encargará de chipearlo y venderlo a los viveros de la ciudad de Córdoba y de la zona, que tienen una gran demanda”, reconoció Jorge Fabrissin, intendente de Unquillo.

La cooperativa tendrá un apoyo financiero del municipio, que luego recibirá un porcentaje de las ganancias de la cooperativa.

Trituradora nacional

Por su parte, el Inti, junto con la municipalidad de Villa Allende, están diseñando y construyendo una gran trituradora de poda con un subsidio del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología.

“Será la primera trituradora de poda nacional. Podrá procesar 20 toneladas diarias. Va a estar lista este año por un costo de un millón de pesos, cuando una importada cuesta 700 mil euros”, explica Pettigiani.

El chipeado de la poda reduce el volumen de siete a uno. El producto puede utilizarse como material de relleno, para hacer compost, o bien se puede secar para usarlo como combustible de calderas.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 26/02/2019 en nuestra edición impresa.



Link a la fuente

Temas relacionados

Tareas domésticas | Desigualdad | Página12

admin

Golpes y abusos: lo que reveló la autopsia de la nena asesinada en Buenos Aires

admin

La historia de Maité con las pelucas oncológicas para niños

admin