Jun 15, 2020
10 Views
0 0

Entrevista a Julio Olarticoechea: “Quedamos en el corazón del país”

Written by

Si hay una historia de superación entre los mundialistas argentinos es la de Julio Olarticoechea. Su aporte de garra y corazón fue adoptado por Racing, River Boca y, luego, por la selección: Jugó en España 1982, fue campeón del mundo en México ’86 y subcampeón en Italia ’90, donde mejor jugó, según su confesión a Mundo D a través de una videoentrevista.

“El Vasco”, desde su Saladillo natal, inmortalizó su centro exacto que le permitió a Claudio Caniggia llevar al local Italia a una definición por penales en la que se logró el pase a la final con Alemania.

“Están el centro a ‘Cani’; el penal que hice en la definición, pese a que no pateaba desde hacía dos años. Antes mandé el centro para el gol de Troglio ante URSS. Ya en el ’86, el nucazo para atrás sobre la línea que hubiera sido el 2-2 con los ingleses. Fue ‘el nucazo de Dios’. Y yo también le di un pase gol a Diego, como Enrique. El mío fue el primer pase, para que hiciera el gol con la mano. Estaba de ‘9’”, arrancó el ex jugador.

–¿Qué fue el Mundial ’90?

–Se da en junio, que es el mes de los mundiales, de las consagraciones de 1978 y del que fui parte en 1986. Pero el subcampeonato de 1990 fue distinto. Fue conmovedor ese Mundial. Fijate que aún no puedo superar el hecho de haberme quedado fuera de la final con los alemanes. Quedé tocado porque había dado todo de mí. No pude jugarla por doble amarilla. Me dolió mucho. Mis compañeros se cambiaban y yo estaba con el buzo puesto. La bronca no se pasa. Estábamos igual con Caniggia, Giusti, entre ellos. Más vale que tengo ese recuerdo triste de haberme perdido la final y de no haberla jugado. Pero tengo momentos gloriosos en los que dejamos afuera a Brasil y a Italia. Este último juego fue el mejor. Jugué un mejor mundial que el de 1986. Con Rusia, el segundo tiempo con Brasil e Italia, fueron los mejores momentos. Lo estuve viendo nuevamente a ese segundo tiempo con los brasileños. Soy muy exigente y lo hice bien. Luché, mucho. Como mundialista, nunca perdí.

–Un penal los separó de un segundo título consecutivo…

–Codesal se sintió presionado. Al estar afuera uno de los favoritos que era Italia, la Fifa y toda Europa quedaron tocados. Que ganara Argentina otra vez un Mundial, y en Europa, no iba a gustar mucho. Ante las faltas, siempre nos cobraba en contra. El penal de Sensini fue dudoso. Pero, hay que ser realista. Se tiró mal. Pero antes de eso, hubo un penal tremendo a Gabriel Calderón. Codesal estaba al lado, a dos metros. Y la dejó seguir, cuando era un penal grandísimo. Estábamos 0-0 y si lo daba, el partido hubiera cambiado. Nos íbamos a cerrar y eso lo hacíamos bien.

–¿La gente recuerda mejor ese subcampeonato del 90 que el de Mundial 2014?

–Sí, es verdad. Hubiera sido impresionante ganar en Brasil, pero no pudieron. Tuvieron chances de ganar como en el ’90. Las tres chances claras que tuvo las desperdició, pero no reconocieron a ese plantel como a nosotros en el ’90. Me parece que pasaron muchas cosas. En un choque, involuntariamente, quebré a Pumpido; luego, entró Goycochea, que fue figura del Mundial. Me lo debe, “Goyco”, je. Lo que le pasó a Diego, que estaba con el tobillo hecho una bola y la uña, encarnada. Estaba a un 40 por ciento de su capacidad. Además, había varios lesionados. Sacamos a Brasil y al local. Nos silbaron el Himno… Hubo muchas adversidades. eso, la gente lo reconoció. Es más, a Ezeiza fue un montón de gente a esperarnos. Como en el ’86. Quedamos en el corazón del país.

–Después del 0-1 con Camerún, Bilardo dijo que si eran eliminados en primera ronda estrellaba el avión en el mar…

–Fue muy fuerte. Nos dijo de todo, ja. Nos llamó a una reunión a la medianoche de ese partido. Cuando era así, la cosa venía fuerte. Nos dijo que así no quería irse del mundial, que éramos cagones y que si se perdía contra Rusia, no volvería al país. Que prefería que el avión se cayera. Hubo varias anécdotas. Aquella del ’86 en la que nos advirtió que si no ganábamos en México ’86, se iba directamente a Arabia. Siente así el fútbol. Nunca había visto un DT así con tanta energía. Nos costó entenderlo, al principio. Era muy exigente. Doble turnos interminables. Porque cortaba las prácticas y te marcaba un error.

“Bilardo te abría la cabeza. Se te metía a la habitación. A seguir recordando la táctica o jugadas. Y se quedaba dormido. Sentado, ja. Caminaba las paredes. Yo dejé la selección porque creía que Bilardo no me tenía confianza. Fue en 1984. Me convenció de volver… me citó en un peaje, tras un partido en Boca. Dibujó una cancha con un ladrillo y me explicó qué quería de mí. Ya era volante central”, recordó Olarticoechea.

Imagen

El “periodista” de 1986

–En el documental “La Historia detrás de la Copa”, agarraste la cámara de Clausen, usaste un papel higiénico de anotador e hiciste notas a todo el plantel hasta el día previo a la final. ¿Cómo se te ocurrió?

–Había que matar el tiempo. Siempre fui un tipo humilde y muy vergonzoso. Pero el fútbol me fue sacando carácter. Dentro y fuera de la cancha. Me salió eso, que fue muy natural. Quedó genial. Terminó siendo un material hermoso que quedó en ese documental. Los otros días, me decían que se lo tendría que haber vendido a Netflix para hacer una fortuna. Fueron momentos hermosos. Arrancaba siendo una joda, pero al último había una pregunta en serio. La grabación era a 12 horas de la final con Alemania. La última pregunta era “cómo te sentís para mañana”. Ahí se dieron las mejores respuestas. “Estoy cagado”, “Estoy nervioso”, fueron las que más se repitieron. Pero todos decían “Vamos a ser campeones”.

–¿Te sentís un privilegiado?

–Sin dudas. El fútbol me dio muchas cosas. Gloria en el ’90 como en el ’86, honor y cultura. Jugué con fenómenos, enfrenté a rivales increíbles, hice amigos; viajé por el mundo. A la capacidad que tenía, le agregué mucho esfuerzo para hacer la carrera. Pero nada es gratis. Me fui desde los 15 años de Saladillo, desde donde estamos haciendo este Zoom. Me cuidé mucho. No salía, no tomaba. Debuté en primera, tuve fama y hasta ligué algo de plata.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 15/06/2020 en nuestra edición impresa.



Link a la fuente

Article Categories:
Deportes

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

es_ARSpanish
es_ARSpanish