17.2 C
Córdoba
13 noviembre, 2019
Peipus.com.ar

“Es posible que reestructuren deuda con privados”

Héctor Torres dijo que si empeora la crisis habrá que “reperfilar” un pago que considera insostenible. Los consejos a Alberto, la “corrida” y los peligros

Desde Suiza, Héctor Torres sigue de cerca la situación de Argentina, su país de orígen. Y cuando puede, presta sus consejos a la distancia. Luego de alertar esta semana en el Financial Times que Macri perdió contacto con la realidad, el ex director ejecutivo del FMI explicó a iProfesional por qué la economía argentina afronta uno de sus momentos más delicados.

En su opinión, la descontrolada suba del dólar fue una “corrida contenida”, pero el mayor riesgo asegura que es el default, un fantasma que trata de alejar Alberto Fernández. Si la crisis se agrava, advierte que el Gobierno irá hacia “reestructuración edulcorada” de la deuda privada. Para evitarlo, sugirió cuáles deberían ser los próximos pasos de Fernández y se mostró optimista respecto a las reformas recomendadas por el organismo.

– Usted señaló en una columna del Financial Times que Macri está desconectado de la realidad…
– Está el riesgo de que Macri crea que tiene posibilidad para ser reelecto y como depende de la estabilización del tipo de cambio termine usando reservas. Esa lectura la hice hice después de escucharlo el lunes, el miércoles cambió el discurso y pidió disculpas, eso no lo sabía entonces. Cuando escribí el artículo me di cuenta de que el Presidente negaba la realidad y era capaz de hacer cualquier cosa.

– ¿El Banco Central debe intervenir para frenar el dólar o cuidar las reservas?
– No es que un gobierno no puede intervenir en el mercado, puede hacerlo y debe hacerlo, lo que no puede es intevenir en una sola dirección, usar un ancla para el tema cambiario es pan para hoy y mucha hambre para mañana.

– ¿El dólar está bajo control?
– No hay nada bajo control, estamos sobreviviendo. Hay un gran problema político y de incertidumbre. Por un lado el presidente sigue en campaña con 15 puntos de diferencia y, por otro, este país está en crisis. Además el presidente trata de demostrar que si no sigue él, es la catástrofe. Hasta ayer, decía eso que es una falta de responsabilidad, y el futuro presidente va a ser Alberto Fernández. Las PASO no sirvieron como primarias porque no hubo internas y los mercados quieren saber que pasa después del 10 de diciembre y el que sabe eso es Fernández, no Macri.

– ¿Cuál es el origen de esta crisis?
– El presidente en ejercicio le da miedo a la agente y elque va a asumir en diciembre le da miedo a los mercados. Hasta ahora no dialogaban, el miércoles empezaron a hacerlo, acercarse al precipicio los hace más razonables. Estamos en un serio problema. El que se va dice yo no quiero tener un gobierno de transición, y un país con incertidumbre no soporta tres meses más de campaña. No ignoro el gobierno de Cristina Kirchner y no quiero que se interprete ningún tipo de simpatía por ella.

– Algunos economistas olfatean una corrida…
– Estamos ante una corrida contenida porque el Central sale a vender a dólares. El precio del peso está muy alto, no hay dinero en la plaza y las tasas están muy altas. Estamos cerca de un defaullt, ese es el riesgo mayor que estoy viendo en este momento.

– ¿Se puede evitar el default?
– El Fondo hace un análisis de la sustentabilidad de la deuda en sus programas y en cada informe sobre Argentina llega a la conclusión de que la deuda argentina es “sustentable pero sin una alta probabilidad”. Es una forma críptica de decir “está embarazada pero no tanto”. Entonces te da dos alternativas: la primera es que el país busque fuentes de financiación adicionales a las del FMI, que son los créditos que tomó del Banco Mundial y el BID.

Por otro, la otra fuente adicional que teníamos era un supuesto: que este año el vencimiento de deuda con el sector privado iba a ser reconducido con un 100% de rollover. Esto que estuvo haciendo con tasas exorbitantes para alegría de los bancos, ahora ya no se está cumpliendo. El Gobierno tiene serios problemas para renovar las Leliqs, de modo que el Fondo va a tener que decidir si Argentina sigue presentando garantías de fuentes adicionales o no.

– ¿Cómo se va a financiar entonces la Argentina?
– No tenemos más garantías, el Gobierno puede tener que pedir la reestructuración de deuda con el sector privado. Va a ser una cosa muy peleada, no van a usar esa palabra y sería difícil hacerlo justo antes de las elecciones, ya que tendría una influencia muy grande en la decisión de gente. Si llegás a octubre en medio de default, perdés por 30 puntos. El Fondo inventó el “reperfilamiento” para diferenciarlo de una restructuración.

No es necesariamente un default porque puede ser voluntario. Sería una reestructuración edulcorada con extensión de plazos, sin una pérdida mayor de valor neto presente. Si la crisis aumenta, va a pasar. Si se contiene la crisis, lo podemos evitar por el momento. El riesgo país y los Credits Default Swaps (CDS) muestran un riesgo implícito de default superior al 75%, y este miércoles lo superó, así que nadie puede sorprenderse.

– ¿Qué le aconsejaría a Macri y Fernández?
– Para evitar un default es indispensable una cooperación. El presidente que se va tiene que aceptarlo y dejar de jugar a la campaña sucia, y el que tiene los votos tiene que dar indicaciones, decir cuál es su equipo económico y convocar a los funcionarios del Fondo a hablar con él, que es el principal acreedor. Hay que dar señales responsables, hoy la discusión es cómo cambiamos este programa por otro, porque este no puede continuar.

– ¿Cómo está parada la Argentina frente a los vencimientos de deuda?
El año próximo tenemos u$s5.000 millones (del FMI) que no alcanzan para nada. A partir de 2021 hay pagos netos y en 2022 y 2023 una concentración brutal de pagos que representa un 25% de exportaciones anuales dedicadas exclusivamente al Fondo. No es sostenible, no podes pedír al sector privado que te de más créditos cuando tenés semejante concentración de deuda y tenés uno privilegiado que es el FMI.

– En su último staff report, el FMI señaló que hay consenso en la oposición para avanzar en reformas, aunque hay diferencias en la forma y los tiempos.
– Cierto consenso hay, que no haya default y continuar de otra forma. En lo básico acuerdan en que tiene que haber reforma previsional y ganar competitividad, después hay que ver cuándo, cómo y en qué dosis. La reforma jubilatoria, tributaria y laboral pueden tener contenido diferente depende quién esté en el gobierno, lo importante es el timing. Una reforma laboral va a favorecer nuevas empresas, startups, pero si la haces en un momento recesivo, en vez de facilitar más oferta, facilitas más despidos, con lo cual generas problemas social y político. Te va a impedir seguir con las reformas. Las que han funcionado son las que protegen al trabajador y no al empleo, pero primero necesitás una red de seguridad. Efectivamente va haber más despidos y también más generación de empleo. El tema es la secuencia.

– Por la devaluación, el Gobierno tomó medidas de emergencia, ¿alcanzan?
Too little too late (demasiado poco, demasiado tarde). No creo que haya posibilidad de que se congracie con electorado por medidas asistenciales. Estas medidas solas tampoco sirven para que la economía empiece funcionar porque son solo de estímulo fiscal. Vos podés usar estímulo fiscal para arrancar la economía, es como ponerle cables al auto que querés arrancar, pero no podés ponerlo a andar solo con cables. Si lo arrancás y dejas las tasas en el nivel actual, es como dejar el freno de mano, no vas a ningún lado. Probablemente le dé un poco de aire a los mas necesitados.

– Por último, ¿por qué se produjo la corrida?
– La causa inmediata es el resultado electoral y que los mercados prefieren a Macri y la gente a Fernández. Pero la más profunda es la vulnerabilidad de la economía, que pende de un hilo y en eso hay que ir un poco mas atrás. Hubo una herencia muy complicada a nivel macro, pero también una serie de desaciertos de este gobierno que profundizó la vulnerabilidad.

– ¿Cuáles fueron los principales errores?
– El principal fue una política monetaria disociada de la parte fiscal y de la marcha de la economía, una política de metas de inflación de ambición extraordinaria contra la opinión del FMI, elevaste las tasas para parar la inflación al tiempo que aumentabas los precios de servicios públicos, invitaste a fondos de corto plazo al carry trade que fue una fiesta, apreciaste el tipo de cambio, generaste déficit de cuenta corriente de mas de 6 puntos y déficit fiscal de 5,5, y llegó la sequía. Hubo una dosis de mala suerte pero la vulnerabilidad la generaste vos con un programa en el que defendiste la moneda destruyendo la economía. Eso es un oxímoron.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ

Link a la fuente

Temas relacionados

Denunciaron a Lopetegui por “incumplimiento de leyes” que regulan el mercado de los biocombustibles – Télam

admin

Ingresaron los dólares del FMI y las reservas superaron los USD 77.000 millones

admin

Por la devaluación, el turismo extranjero aumentó un 23% durante el primer trimestre

admin