21.9 C
Córdoba
19 abril, 2019
Peipus.com.ar

Exalumnas del Nacional Buenos Aires y del Pellegrini denuncian abusos en viajes de estudio

Una exalumna del Nacional Buenos Aires reveló que fue abusada por un coordinador durante un viaje de estudios a Tilcara, Jujuy hace 10 años. El hombre, que se presentaba como antropólogo y trabajaba para una agencia local, la llevó a un refugio que la denunciante pudo identificar gracias a su propia iniciativa pero con dificultad.

Emilia Viacava inició causas en dos sedes judiciales. Una en Jujuy y otra en Buenos Aires, porque el hombre, según su declaración, continuó abusando de ella durante varios meses en el año 2008 en la capital.

El lugar donde Emilia relata que se iniciaron los delitos sexuales se llama Refugio de Alfarcito. “Mientras declaraba en Jujuy nadie conocía el lugar específico que yo mencionaba, donde había sido abusada. Ningún fiscal ni psicólogo ubicaba el lugar. Tampoco salía en Google Maps. Entonces, desde Tilcara, comencé a subir los caminos de montaña y luego de 6 horas de ascenso y gracias a las indicaciones de las únicas dos personas que me crucé en el camino encontré el lugar. También gracias a una de estas personas que me encontré, me enteré de que este espacio solo lo usa el denunciado, quien al día de hoy continúa trabajando con otras niñas, adolescentes, menores de edad”, relata en Facebook, donde hizo pública su acusación.

Emilia sacó fotos del lugar y las presentó en el juzgado como prueba. Además, las publicó en las redes. “Hago esta publicación en acuerdo con la fiscal que lleva mi causa, para que cualquier otra víctima de este sujeto en este lugar, pueda hablar y sanar este sufrimiento, esta oscuridad, este vacío que cargué tantos años, porque estoy segura de que no soy la única”, declara. También explica que por razones legales no puede dar el nombre de su agresor.

La joven invita a otras chicas que hayan sufrido abusos por parte del mismo hombre, que trabaja en los viajes educativos realizados por el Colegio Nacional de Buenos Aires y el Carlos Pellegrini por lo menos desde hace 15 años. En pocas horas, recibió decenas de mensajes de apoyo de otros exestudiantes y personas solidarias con su actitud desde varios puntos del país y del exterior. Algunos mencionan que conocen a la persona acusada y al refugio.

La maldita estrategia

“Ese viaje es esperado con mucha ilusión por los alumnos, aún más que el viaje de egresados”, refiere una exalumna. Con respecto al denunciado, lo describen como muy carismático, medio freak. “Un tipo que queda en la memoria de todos por el recuerdo afectivo del viaje. Pero ahora sabemos que para algunas chicas fue un infierno“, sostiene.

Lara Samoilovich asistió al Carlos Pellegrini. Se hizo eco de la propuesta de Emilia de denunciar e hizo un relato pormenorizado del abuso que sufrió. “Me da bronca que algunxs recuerden el refugio como una gran noche de Tilcara, mientras yo vengo hace años tratando de interpretar y reinterpretar lo que pasaba ahí. Tengo que recordarme admirando a este tipo, riéndome de su forma excéntrica de ser, totalmente rendida a sus pies por las historias delirantes que contaba y las meditaciones guiadas en las que nos hacía flashear. La maldita estrategia del pelado funcionaba”, explica.

“A eso le tengo que sumar lo que pasó casi un año después: unos besos, sus manos tocándome, yo contándole esa misma tarde a una amiga y a mi hermana que él me había dado bola, que me había invitado a su casa. Me veo obligada a recordar que les relaté toda la escena sintiéndome muy capa y muy bien, y después a mi mejor amigo diciéndome ‘eso es abuso‘ y yo mandándolo a callar”, continúa.

Emilia Viacava del  Nacional Buenos Aires y Lara Samoilovich, el Carlos Pellegrini aseguran haber sido víctimas del mismo abusador. Crédito: Facebook.
Emilia Viacava del Nacional Buenos Aires y Lara Samoilovich, el Carlos Pellegrini aseguran haber sido víctimas del mismo abusador. Crédito: Facebook.

“Le di la razón años después, más atravesada por el feminismo, habiendo entendido la desigualdad, recordando cómo me paralicé cuando el pelado me besó, cómo lo sentí asqueroso, cómo me sentí indefensa y débil y cómo tuve miedo de estar encerrada en ese departamento con él. Cómo le pedí temblando que me bajara a abrir la puerta, que me quería ir”, reconoce.

Como muchas víctimas de abuso, Lara aún duda acerca de la imposibilidad de que exista consentimiento cuando hay una asimetría de poder o la víctima es menor de edad.

“Y ahora me tengo que bancar el asco que me da el recuerdo resignificado, las náuseas al recordar su olor, y la culpa de sentir que igual yo accedí, que igual yo acepté ir a su casa, que en realidad me lo busqué y que no tengo nada que reclamar. Pero también la necesidad desde las entrañas de que no vuelva a poner las manos en ninguna adolescente, así que esto: escribámonos, compas. Estoy con vos, Emilia Viacava”, concluye.

Se pudo precisar que no se trata de un docente de ninguno de los dos colegios universitarios, sino de un empleado de la agencia contratada para realizar viajes educativos. Se trata de una empresa que cuenta con todas las habilitaciones necesarias y está activa desde 1987.

Se calcula que durante 15 años “el pelado” coordinó grupos de menores de edad, unos diez grupos de 3 comisiones, el equivalente a cien alumnos por grupo.

Link a la fuente

Temas relacionados

El Conicet indica que la yerba mate ayuda a prevenir el desarrollo del Parkinson

admin

Cómo estará el tiempo este lunes

admin

Las dudas sobre el submarino | Mauricio Macri y Osc…

admin

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia. Aceptar Saber más

Política de uso de Cookies y Privacidad