16.6 C
Córdoba
28 marzo, 2020
Peipus.com.ar

Jesús María 2020, día 10: un cierre a puro calor y coraje

El segundo domingo del Festival Nacional de Doma y Folklore comenzó con un nudo en la garganta. La evolución del estado de salud del jinete Leonardo Trevissan, accidentado en la noche del sábado, mantenía en vilo a buena parte de la comunidad generada en torno al evento.

Luego de que el parte médico despejara los miedos iniciales al menos por 24 horas, la noche final del segmento tradicional del festival –sus diez primeras jornadas, sin contar la del “lunes extra”- transcurrió en paz. El único atenuante fue, quizás, el agobiante calor que se extendió hasta la madrugada.

Quizás por eso, desde el escenario se notó la pesadumbre de un clima que no acompañó como el resto de las noches. Florencia y Martín Paz primero y Llokallas después intentaron hacerle frente a un anfiteatro que lucía más espaciado que los días anteriores (para las 22.30, poco más de 8 mil espectadores poblaban las tribunas).

El grupo de Pipo Valdez, ex Los Tekis, logró cautivar con un par de versiones carnavalescas de clásicos recientes como Y qué pasó (del peruano Pelo D’Ambrosio) o Una cerveza (de Ráfaga) y puso primera a la parte más festiva de la noche. Su fórmula no sorprendió pero logró levantar a buena parte de los presentes.

Luego de las premiaciones, Los Carabajal desplegaron parte de su espectáculo Leyendas y entregaron su clásico repertorio de chacareras y alguna que otra zamba. Fue, sin dudas, la antesala perfecta para otro show de gran factura del Indio Lucio Rojas. El salteño, que venía de pasar una operación compleja y se encuentra en plena recuperación, estuvo menos inquieto que años anteriores pero no resignó capacidad vocal y emotiva.

Fotos: La Voz

Además, su proyecto es uno de los que mejor entiende que un concierto es, también, una experiencia audiovisual para todos los sentidos. Las visuales, las luces y la presencia de bailarines en buena parte de las canciones convierten al show en un espectáculo en sentido amplio. El fervor de las fans, potenciado y agradecido.

Rojas tiene claro de dónde viene. Las referencias al Chaco salteño, a la triple frontera entre Argentina, Paraguay y Bolivia y a su siempre ponderado “patio de tierra” dejaron en claro ese sentido de pertenencia. La saya Andate nomás y el huayno Hoy me iré, junto a Dalmiro Cuellar, sirvieron como claro ejemplo de un espectro musical que navega entre la chacarera del monte, la zamba, la copla y el ritmo alegre del carnavalito y sus parientes más cercanos.

Fotos: La Voz

Para cuando Damas Gratis hizo su ingreso al anfiteatro, las 15 mil personas que habían terminado redondeando una convocatoria más que aceptable se habían dispersado en diferentes sintonías. Mientras algunas emprendían el regreso a casa, muchas otras bailaban en el campo de la jineteada como si se tratara de un boliche a cielo abierto.

El grupo liderado por Pablo Lescano no repitió la comunión multigeneracional generada por Los Palmeras el viernes pero sí hizo delirar a la multitud que bajó de las tribunas para acercarse al escenario. “Las palmas de todo Jesús María”, fue lo primero que dijo el cantante y tecladista, precursor definitivo en el labrado de la cumbia villera como género en sí mismo.

Fotos: La Voz

De ahí en más todo fue hacia arriba, al igual que las manos que Lescano pedía continuamente que el público elevara. El músico se distinguió como maestro de ceremonias con timing ajustado (casi no hubo silencios) y dirigió a la masa como un experimentado frontman. Con su particular teclado se encargó de ambientar a la perfección lo que a esa altura era una fiesta y, a partir de un repertorio imbatible, coronó uno de los grandes shows del festival.

Entrada la madrugada, con el público rendido a sus pies, Damas Gratis convirtió su debut en el anfiteatro una ocasión inmejorable para confirmarse como uno de los grandes grupos de la música argentina de los últimos 20 años. Los dueños del pabellón, Laura, No te creas tan importante o Me vas a extrañar lo certifican.

Fotos: La Voz

¿El dato de color de la jornada? Tanto el Indio Lucio Rojas como Damas Gratis apelaron al cuarteto. El primero lo hizo con un fragmento de Por lo que yo te quiero; mientras que el segundo se despachó con una versión acorde a la ocasión: Quién se ha tomado todo el vino.

Jinetes campeones

La incertidumbre respecto de quiénes habían resultado campeones nacionales de jineteada en Jesús María 2020 se prolongó hasta la medianoche.

 Aunque los entendidos ya tenían claro desde temprano que Pierre Rocha (Brasil) le había arrebatado el título en crina limpia a su compatriota y bicampeón Rafael Safons. Rocha sumó en total 63,32 puntos. Aunque se llevaban nada de diferencia, Safons se cayó de El Estribo de Cacho Althabe y Rocha le sacó una buena jineteada a La Nutria de Juan Carlos Rionda y obtuvo por primera vez un campeonato en este ruedo.

También estaba claro que en gurupa surera el título quedaba para Alfredo Ernesto Ramos que, antes de la última noche, llevaba gran ventaja sobre el segundo. En su última monta, le bastó con aguantarle los corcovos al reservado La Maruca de Paco López para alzarse con el título. En total, el representante de La Pampa acumuló 70,33 puntos en las nueve noches puntuables. El anterior campeón, Emiliano Lalli, quedó segundo con 61,64 puntos.

Recién después de la medianoche se supo quién había resultado campeón en bastos con encimera lisa. El vencedor en 2019, Ignacio Otero Blanco, cedió por dos puntos el título del año anterior en manos de Gervasio Lennon, que logró sumar a lo largo del campeonato 61,32 puntos. Fue la categoría con mayor cantidad de lesionados y la más peleada hasta el final.

Lennon, montado en El Pomelo de Cacho Althabe, arañó los puntos suficientes para cantar victoria.

En el campeonato paralelo, Jinete del Festival, resultó campeón Rafael Prátula; mientras que el reservado El Mendigo, de Carlos Islas, resultó elegido Caballo del festival. Finalmente, la mejor tropilla resultó El relincho de Tito Saluzzo.

Premios a los artistas

Revelación: Ceibo

Consagración: Ahyre

Mención de honor: Los Umbides

Distinción de honor: Canto del Alma

 



Link a la fuente

Temas relacionados

Sergio Galleguillo, a los proteccionistas: “Un perro tampoco elige estar encerrado en un departamento”

admin

Murió Elvira Ceballos, pero quedó su legado en la música

admin

Recluido: Qué fue de la vida de John Deacon, bajista de Queen

admin
es_ARSpanish
es_ARSpanish