16.6 C
Córdoba
28 marzo, 2020
Peipus.com.ar

Jesús María 2020, novena noche: con Soledad, la edición 55 quedó cerca de hacer historia

La novena noche de Jesús María estuvo atravesada por homenajes varios. La muerte de Juan Carlos Saravia, emblema del folklore argentino, fue el punto de partida obligado de una jornada que ya a las 22.30 registraba cerca de 18 mil personas en el anfiteatro.

Cerca de la medianoche, Roberto Pérez –histórico miembro de Los Tucu Tucu- protagonizó uno de los momentos más emotivos al recordar a uno de los fundadores de Los Chalchaleros con sentidas palabras.

Inmediatamente después, y luego de su clásico Anoche no dormí, los Por Siempre Tucu se despacharon con Luna tucumana, dedicada especialmente para “el gordo”. Llamó la atención la indiferencia de un sector de la tribuna al costado izquierdo del escenario, empecinado en repetir una y otra vez la famosa “ola”.

Un rato antes, el Chango Spasiuk también había tenido que enfrentar la desatención de ese sector y en su posterior conferencia de prensa calificó la actitud de “tonta”. Sin embargo, y pese al desconcierto del propio acordeonista, el misionero ofreció un concierto a la altura de su renombre internacional.

Como era de esperar, él también recordó al histórico músico fallecido la jornada anterior. “No puedo dejar de pensar en Juan Carlos Saravia. Hace 31 años él y Los Chalchaleros me invitaron a este escenario y desde entonces me he pasado la vida viajando y volviendo a este lugar”, dijo, mostrando su agradecimiento eterno con el cuarteto salteño.

También recordó a Mercedes Sosa con una referencia a su primer disco, que cumplió 30 años en 2019. “La Negra” participó virtualmente de Solo para mí (composición de Spasiuk con letra de Víctor Heredia) y el escenario se llenó de misticismo. Y si hacía falta más, el final tuvo un condimento extra: con el acordeón que le regalo su padre hace 40 años, el misionero se despidió con una ronda de chamamés y una sentida versión de El toro.

Spasiuk maneja una sensibilidad y una pericia instrumental que exceden el simple virtuosismo. Su música es, también, expresión de su lugar en el mundo. Quizás por eso escucharlo tocar junto a su banda sea una experiencia cercana a lo cinematográfico. El cuarteto en cuestión (violoncello, violín, percusión y guitarra) brilló por cuenta propia.

Todoterreno

Antes del show central de la noche, Pancho Figueroa regaló un conjunto de postales añejas que remarcaron su elegancia y su presencia interpretativa. También, claro, hubo lugar para un recuerdo especial para con Saravia, su excompañero en Los Chalchaleros durante 37 años.

Luego de La Callejera, que terminó a puro hip hop con impronta latinoamericana, llegó finalmente el turno de “La Sole”. La platea entera –casi colmada por su club de fans- estaba a la espera de su salida para mostrar su arsenal de globos y espuma loca, imponiendo clima de carnaval y fiesta popular.

La de Arequito se hizo eco de ese espíritu y entregó un concierto que la volvió a confirmar como una artista madura y desprejuiciada. Candombe, balada, y hasta la clave rítmica del reguetón se dejaron escuchar en un set que también incluyó referencia especial para Saravia con un mix de zambas.

Pero eso no fue todo. La santafesina mostró sus raíces a pura zamba y chacarera, pero también sumó cumbia (con referencia a Los Palmeras incluida en Qué quiere la chola), lambada, carnavalito y pop latino a su espectro de registros. En cada uno de ellos, “La Sole” se muestra segura y confiada a la hora de cantar y moverse en el escenario.

Probablemente no haya mejor metáfora de su carrera que la renovada versión de Que nadie sepa mi sufrir. También en plan cumbiero, esa canción la conecta con sus años de revoleo de poncho pero esta vez desde un lugar distinto, parada como una cantante que no tiene reparos a la hora de experimentar nuevos formatos para seguir creciendo aún a 24 años de su primera actuación en Jesús María.

Jineteada accidentada

Durante la novena jornada festivalera -octava a los fines de contabilizar el campeonato- dos accidentes volvieron a encender la luz de alarma en la organización. El jinete de Entre Ríos, Leonardo Trevisan, culminó con un fuerte traumatismo de cráneo y fue derivado de urgencia a la ciudad de Córdoba, tras haber sido atendido por el servicio privado local. A la madrugada, la única información que circuló fue que estaba en un estado muy delicado y con pronóstico reservado.

Trevisan, que punteaba en la categoría Bastos con encimera lisa, se fue desacomodando del reservado que comenzó a caracolear hasta que el jinete quedó debajo de las patas y de la panza para ser pisado varias veces, antes de que pudiera auxiliarlo el médico de campo Eduardo López. Había partido del palenque dos.

15 minutos más tarde, también culminó con un traumatismo craneano el jinete de Mendoza, Francisco Haacker que no pudo dominar el ímpetu de su animal y en una “frenada” le hizo dar una mortal en el aire para caer bruscamente de espaldas. En ambos casos, fueron retirados por ambulancia y sometidos a tomografía computada para saber el nivel de las lesiones.

Vale destacar que, además de Chango Spasiuk y Soledad Pastorutti, la atención del programa se centró en el campo de la jineteada con la penúltima fecha puntuable y una expectativa enorme por las diferencias que vienen separando a los punteros. A la hora que arrancaron las jineteadas del sábado, un rato antes de las 20, las gradas ya lucían colmadas.

Solamente en gurupa surera podía darse el caso de una consagración prematura porque el puntero, Alfredo Ramos, llevaba una luz de ventaja de 12 puntos. Con no caerse y sumar diez unidades se habría asegurado el primer lugar en el podio.

En bastos con encimera lisa se daba una curiosidad: jineteaban siete suplentes, tal el estado de salud de los titulares. Allí, el pronóstico sigue abierto. Ignacio Otero Blanco, actual campeón, pugnaba desde el primer puesto por el “bi”, aunque se cayó en su monta a primera hora de la tarde. Pisándole los talones también luchaban por el primer lugar Joaquín Ostheguy, José Fernández y Gervasio Lennon.

Finalmente, en crina limpia el actual campeón Rafael Safons -de Brasil- se disputaba la punta con su compatriota Pierre Rocha, ambos orillando un acumulado de 50 puntos y terminando el tiempo reglamentario de sus montas para extender la incógnita. Matemáticamente, también albergaban esperanzas los jinetes Horacio Barrientos, Roberto Suárez y Daniel Gadea.

En vivo

Podés seguir lo que resta del festival a través de la transmisión en vivo en el especial de VOS, que comienza cada noche a las 20.30.



Link a la fuente

Temas relacionados

Lenny Kravitz perdió sus clásicos lentes y pide ayuda para encontrarlos

admin

Comentario del nuevo disco de Fito Páez: Retrato de época

admin

El noviembre abrirá sus puertas el “Movistar Arena” argentino

admin
es_ARSpanish
es_ARSpanish