16.6 C
Córdoba
28 marzo, 2020
Peipus.com.ar

Jesús María 2020 y una consagración definitiva: sean eternos Los Palmeras

Que 2019 fue un año especial para Los Palmeras, no quedan dudas. La histórica banda, que pisa de cerca el medio siglo de trayectoria, vivió en primera persona momentos inolvidables como su mini concierto en la final de la Copa Sudamericana, donde su himno no oficial al Club Atlético Colón de Santa Fe (Soy sabalero, la gloriosa adaptación de El parrandero) logró una exposición poco común para un grupo acostumbrado al perfil bajo y a los éxitos de alto impacto construidos de abajo hacia arriba, cual boca en boca pero a escala nacional.

Tampoco es menor el empuje virtual dado por Diego Armando Maradona, fan declarado del grupo, que apareció en redes y en televisión cantando y bailando Perra. Ni lo logrado con las colaboraciones presentes en su último disco de duetos, Sean eternos Los Palmeras, donde participan figuras de la música argentina toda como Marcela Morelo, Andrés Calamaro o el propio Chaqueño Palavecino, que se acopló a un hit por naturaleza como Doble vida.

Fotos: La Voz

Y también, claro, las canciones (propias y reversionadas) que brotan a borbotones desde las entrañas del grupo y se cuelan más y más en el imaginario colectivo. Porque lo que distingue a Los Palmeras es su capacidad de darle nueva vida a clásicos suyos de otras épocas y a éxitos ajenos sin perder esa esencia de cumbia santafesina que atrae por igual a contemporáneos de 60 o 70 años y a jóvenes de 20.

Ese rango amplio de público que canta sus canciones es quizás su mayor capital simbólico. En Jesús María quedó de manifiesto: la gran mayoría de las 29 mil personas que abarrotaron el anfiteatro este viernes coreaban una o varias de las páginas musicales que propuso la banda en poco más de una hora de show. Bombón asesino, Olvídala, Asesina o Qué quiere la chola sirven como testimonio de un repertorio que tiene forma de patrimonio popular.

Fotos: La Voz

Si a todo eso le sumamos el oficio y la capacidad grupal de sonar en vivo tan ajustados como en una grabación; y si agregamos en la receta a un símbolo del acordeón como Marcos Caminos y a un Mick Jagger santafesino como Rubén “Cacho” Deicas; el combo resulta arrollador. Los Palmeras viven su historia reciente en estado de gracia y sus últimos hitos propios lo confirman (un concierto sinfónico en pleno Obelisco porteño, por ejemplo). Su segunda participación en Jesús María, también.

Luego de haber sorprendido a propios y extraños con un show a prueba de prejuicios en su debut en el festival en 2019, una nueva actuación en la edición 55 sirvió como la confirmación de una realidad inobjetable: Los Palmeras ponen a bailar hasta a los más tímidos, incluso a aquellos que no eligen la cumbia como su banda sonora diaria. Quien no haya sentido cualquiera de sus éxitos con la fuerza de un aluvión rítmico, dude de su capacidad para dejarse llevar por el sonido organizado en forma de canción. Y si los premios se trataran de musicalidad y contagio, Los Palmeras deberían ser los grandes consagrados de Jesús María 2020.

Fotos: La Voz

Relacionada. Jesús María 2020, día ocho: primer récord cruzando cumbia santafesina y pasión chaqueña.



Link a la fuente

Temas relacionados

“Circo Soledad en vivo”, el audiovisual que registra la gira circense de Arjona

admin

Arrestan al dealer del rapero Mac Miller, a un año de su muerte

admin

Confiesan que Miley Cyrus no tuvo la intención de herir a Liam Hemsworth con su última canción

admin
es_ARSpanish
es_ARSpanish