4.5 C
Córdoba
21 agosto, 2019
Peipus.com.ar

La diversidad de géneros enriquece la pantalla: mujeres trans en las series

El mundo es bastante grande como para que quepamos todos y en muchos aspectos esa idea reñida con la tolerancia y la aceptación está revolucionando espacios interesantes.

Una forma de ver el resultado de ese postulado es la apertura de ciertas industrias para con las personas transgénero. Por estos días resonó como noticia que Valentina Sampaio se convirtió en la primera modelo trans en llegar al mundo de Victoria’s Secret, una conquista que representa la punta del iceberg de un cambio de paradigma mucho más amplio.

Si bien es cierto que destacar la singularidad es una forma de discriminar, también es evidente que ya no hablamos de casos aislados cuando nos referimos al merecido lugar que empiezan a ocupar las personas por mérito propio, independientemente de su sexualidad.

Y en este sentido, se puede trazar un paralelo entre el mundo de la moda y lo que atañe a las producciones audiovisuales, en la que los conflictos y las particularidades de las personas transgénero se incorporan a la trama para refrescar temáticas y enfoques, cuando no para darnos personajes de ficción entrañables.

El aire fresco que comienza a soplar en el rol de las mujeres trans puntualmente habla del resultado de una lucha por los derechos de muy larga data, que en muchos países está en su apogeo y que en Argentina empieza a sentirse cada vez más cerca.

Desde que allá lejos y hace tiempo revolucionara la revista porteña la actriz y bailarina Cris Miró y hasta la actualidad, en la que brillan personalidades como las de Florencia de la V o Lizy Tagliani, la evolución más clara en la industria del entretenimiento es que la visibilidad de las personas trans cada vez está más lejos de ser un chiste con remate homofóbico.

Entre los antecedentes de esta aceptación (lenta, en ciernes, pero evidente a pesar de todo lo que falta aprender) se puede hablar del aporte europeo de personalidades como Bibi Andersen, la modelo y actriz que se ganó un espacio en el cine español de los ‘80 y ‘90 (ahora Bibi cambió su nombre y se llama Bibiana Fernández), o de la fuerza de tantas otras actrices carismáticas que nos legaron roles sublimes bajo las órdenes de directores de la talla de, por caso, Pedro Almodóvar.

En pantalla

En Argentina vamos más lento, pero el panorama se dignifica con aportes como el de la cordobesa Camila Sosa Villada (en teatro, cine y televisión) o Mariana Genesio Peña (en la segunda temporada de la serie El Marginal); todos destacables.

Con problemáticas puntuales, con una lucha de reivindicación permanente a flor de piel, las actrices transgénero proponen con sus personajes una relectura que nos interpela a todos por igual.

Trabajo en serie

La pantalla del siglo 21 se puebla de talentos que escapan al lugar común, y entre esos casos destacan Indya Moore, que con apenas 22 años hace un papel encantador en la serie Pose, o Laverne Cox, de la serie Orange Is The New Black que va por Netflix, en la que interpreta a Sophia Burset.

Y antes de ella estuvo la bellísima Jamie Clayton, que en la serie Sense8 interpretó a Nomi Marks, por ejemplo. También está el caso de Asia Kate Dillon (Billions), quien se define como no binario.

En la serie Euphoria (HBO) trabaja Hunter Schafer, joven activista trans que interpreta a Jules, una adolescente que asiste al colegio y pelea por entender las reglas de un mundo moderno regido por la tecnología y las preocupaciones de los jóvenes en estos tiempos.

El personaje de Jules es quizá el más complejo y el más interesante en toda la serie: se trata de un ser luminoso, con los valores bien puestos y cuyo paso por la trama nos regala los pasajes más memorables a los espectadores de la serie.

Hunter era modelo de firmas importantes antes de embarcarse en este proyecto, y con sólo 20 años consiguió cambiar una política discriminatoria cuando en 2017 denunció que el gobierno de Carolina del Norte obligaba a las personas a usar los baños públicos conforme el género que figura en el documento.

Su lucha movió muchos cimientos y consiguió que la ley fuera derogada: “Las víctimas no son ni siquiera los hombres y mujeres trans, es toda la gente que no encaja directamente en nuestra idea de la imagen que debe tener un hombre o una mujer, sin importar su identidad”, argumentó.

Si la narrativa audiovisual del entretenimiento recoge aquellos recortes de la realidad que sirven para pintar un fresco general de lo que ocurre en esta gran aldea que habitamos todos, la inclusión de personas plantándose en determinados roles, está permitiéndonos entender mejor cómo es ese mundo. Y cómo entre todos podemos transformarlo en un lugar más amable.



Link a la fuente

Temas relacionados

A los 96 años, falleció el reconocido director italiano Franco Zeffirelli

admin

Quién es Svetlana Aleksiévich, la autora del libro que inspiró la serie “Chernobyl”

admin

¿La venganza será terrible? Cinthia Fernández escrachó a su novio Martín Baclini en redes

admin