Ago 2, 2020
9 Views
0 0

La Provincia pone la lupa en camas críticas para decidir restricciones

Written by

Tanto Provincia como Nación siguen de cerca uno de los marcadores más sensibles de la pandemia: la ocupación de camas críticas. El ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, aseguró que “es uno de los principales indicadores para tener en cuenta hoy”, a la hora de decidir futuras restricciones.

“Uno de los parámetros más contundentes para evaluar algún tipo de restricción es la disponibilidad de camas. Hoy tenemos una apertura de más del 95 por ciento de las actividades. Sabemos que la movilidad de la gente va a generar un aumento de casos. Por el momento, podemos contener los brotes que se están dando principalmente en el interior”, informó.

El funcionario indicó que se mantiene baja la ocupación de camas críticas destinadas a la pandemia, aunque reconoció que, para el resto de las patologías, el porcentaje ronda el 80 por ciento. Y que en Capital este índice es mayor.

“Si bien hemos registrado un aumento en la demanda de internación por Covid-19, este incremento no se dio en forma sustancial. La mayoría de los contagios se dieron en personas de entre 20 y 40 años, por reuniones sociales. Pero además creció sobremanera el aislamiento de casos positivos en dispositivos intermedios”, agregó.

Según cifras oficiales, apenas el tres por ciento de los casos activos (que no llegaron a cumplir los 14 días de aislamiento) permanecen internados. El 60 por ciento es abordado en instituciones intermedias (albergues, hoteles y clubes). Y el resto se recupera en sus domicilios.

La cantidad de pacientes controlados en dispositivos intermedios aumentó de 125 a 607 en 21 días, según el último reporte epidemiológico. En estos lugares alternativos, las personas reciben asistencia médica y sería uno de los motivos por los cuales no se dio la saturación del sistema, informó Cardozo.

Capacidad real

Según datos del Ministerio de Salud provincial, el sistema público cordobés cuenta con 785 camas con respiradores, de las cuales 433 están destinadas a la pandemia. El sector privado tiene 736 camas con respiradores, de las cuales 350 son para Covid-19.

El Registro Federal de Establecimientos de Salud (Refes) detectó -al 17 de julio- 345 unidades de terapia intensiva para adultos en el sector público de Córdoba y 706 en el privado. El reporte nacional, que forma parte del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Sisa), registra el total de camas habilitadas en el momento. Para el cálculo, no se tuvieron en cuenta las instituciones de internación de adultos mayores ni las de salud mental. Los datos fueron solicitados por Chequeado.com a través de un pedido de información pública.

“Una cama operativa es la que cuenta con la tecnología necesaria y con el personal suficiente. En estos últimos meses se compraron más respiradores, pero siguen siendo escasos los profesionales especializados. Los recursos humanos no pueden crecer de un día para el otro”, informó Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati).

La especialista realizó una distinción entre las camas críticas destinadas a la pandemia y aquellas que asisten otras patologías. En las segundas, el porcentaje de ocupación a nivel nacional ronda entre el 90 y el 100 por ciento, producto de la restitución de las cirugías que se venían posponiendo. “Los pacientes concurren más tarde a consulta. Ingresan con situaciones más críticas”, advirtió.

Respecto de las terapias destinadas a la pandemia, Reina indicó que muchas instituciones ya están usando las camas que tenían de reserva. Y advirtió que estos pacientes permanecen más tiempo internados, con lo cual “no sería conveniente esperar a tener una ocupación del 80 por ciento para ordenar nuevas restricciones”. Aclaró que en esta decisión intervienen múltiples factores, como la necesidad de la gente de relacionarse con sus pares.

Arma de doble filo

En Córdoba, el promedio de ocupación en las terapias que no están destinadas a la pandemia es del 80 por ciento, informó Cardozo. Pero aclaró que, en Capital, la cifra es superior.

“Las terapias polivalentes tienen hoy una alta ocupación y la misma demanda que  años anteriores. Hace un mes habilitamos las consultas prevalentes. Aumentaron las cirugías traumatológicas, por infartos y por cáncer. Y volvimos a la misma casuística de accidentes de tránsito, que habían bajado en fase 1. También aumentaron los heridos de arma blanca y de fuego”, indicó.

Eduardo Pereyra, delegado del hospital Tránsito Cáceres de Allende por la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (Atsa), indicó que las 10 camas de terapia que hoy se encuentran operativas se llenan con pacientes que salen de cirugía. Y que la misma situación se vive en los hospitales Córdoba y Misericordia, todos de la capital provincial.

En relación con las camas críticas destinadas a la pandemia, Cardozo informó una ocupación del uno por ciento: “Creo que la base está en la articulación que supimos encontrar con dispositivos intermedios y pacientes que se recuperan en sus domicilios”.

El ministro informó que la Provincia unificó las camas públicas con las privadas a través de una mesa de coordinación de traslados de pacientes con el objetivo de evitar la saturación de instituciones y de mejorar la respuesta en la derivación. Pero advirtió que el sistema puede saturarse si aumentan los contagios en instituciones cerradas, como geriátricos, cárceles, neuropsiquiátricos y centros de rehabilitación.

También aclaró que será decisivo el compromiso social: “Tener una baja ocupación en camas críticas puede ser un arma de doble filo. La gente puede pensar que está todo bien y no toma magnitud del problema. Si nos descuidamos, se nos puede complicar”, finalizó.

Riesgo. Los geriátricos son claves para no saturar el sistema.

Un indicador delicado 

Definir el endurecimiento o la flexibilización de una cuarentena con base en la ocupación de camas críticas puede ser muy complicado, aseguró Zulma Cucunubá, epidemióloga colombiana del Imperial College de Londres.

Esta institución modeló una estrategia de cuarentena o supresión intermitente (entrar y salir de un aislamiento social estricto) tomando como referencia este indicador.

En un seminario de la fundación Gabo de Periodismo, explicó que, para ello, las autoridades deben tener la capacidad de predecir la demanda en las terapias intensivas con tres semanas de anticipación debido a que existe un retraso en el desarrollo de la infección desde que el sistema lo detecta hasta que requiere internación.

Lograr esa capacidad predictiva no es fácil. “No se puede esperar que el sistema esté por colapsar para decidir una cuarentena estricta, porque ya será demasiado tarde. Los reportes de muerte tienen un retraso de tres a cuatro semanas. Es decir que las muertes de ahora representan la transmisión de hace tres o cuatro semanas”, explicó Cucunubá.

Sin embargo, la epidemióloga aclaró que “grandes períodos de supresión o cuarentena podrían ser difíciles de alcanzar en países de baja renta”.

Las ocupaciones de camas a la fecha

Hasta ayer eran 106 los pacientes internados por Covid-19 en Córdoba, según el reporte del Ministerio de Salud. El detalle, cuando eran 96 los casos, eran 59 en camas sin respirador; 19, en camas con oxígeno; 11, en terapia intensiva, y siete, en cuidados intermedios.



Link a la fuente

Article Categories:
Sociedad

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

es_ARSpanish
es_ARSpanish