27.8 C
Córdoba
19 abril, 2019
Peipus.com.ar

Los compradores del trigo argentino piden más certificados de que no tiene transgénicos



















La Argentina tiene como principal destino del cereal a Brasil



La polémica que se generó en la Argentina en torno del trigo transgénico resistente a sequía provocó inquietud en diversos compradores del cereal que incrementaron los pedidos de certificados de que el país no tiene organismos modificados genéticamente (OGM) en este cultivo.





























Así lo admitieron fuentes oficiales ligadas con la Secretaría de Agroindustria de la Nación. La situación también es reconocida en el sector privado.

El trigo transgénico es un desarrollo de la empresa argentina Bioceres. Tiene un gen descubierto en girasol. La empresa ya lo colocó en la soja y lo tiene aprobado para el mercado interno, pero no puede comercializar la semilla hasta que se conozca una autorización de China.






















El trigo transgénico fue aprobado en la Argentina por el Senasa y la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (Conabia), pero no está disponible para la venta porque Agroindustria teme por un rechazo en los mercados internacionales.















En un mercado global que mueve 175 millones de toneladas, para las autoridades con un 8% de participación el país no tiene fuerza para por sí solo imponer una condición comercial.

“Con estos ruidos se incrementaron los pedidos de que es libre de OGM”, señaló una fuente oficial, que agregó: “Te encuentran un grano y el barco viene de vuelta”.















La semana pasada, en un encuentro sobre trigo en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), se había expresado de manera similar con respecto a los pedidos de certificados desde el exterior. “Sobre un mercado total de 175 millones de toneladas, nadie vende trigo transgénico. Esta situación generó mucho ruido y la reacción del mercado: recibimos notificaciones de los países pidiéndonos certificaciones libres de OGM”, sostuvo.








“Los certificados existieron siempre, en maíz y soja (para los mercados que compran libre de OGM) y los otorga el Senasa. Pero ahora piden en trigo a nivel privado por el debate del HB4 (el nombre del trigo transgénico)”, señaló una fuente de la exportación.




Bioceres está siguiendo una hoja de ruta para tratar de conseguir la aprobación comercial
Bioceres está siguiendo una hoja de ruta para tratar de conseguir la aprobación comercial





En la cadena comercial ven como positiva a la tecnología, pero quieren asegurarse que los compradores la acepten, sobre todo el consumidor final. Bioceres ya solicitó la autorización para consumo en Brasil, principal comprador del cereal argentino, y espera inclusive una aprobación para este año en los Estados Unidos.

La compañía está siguiendo una hoja de ruta definida en conjunto con la cadena comercial para buscar la aprobación de la tecnología en todo el mundo.








En este contexto, en el Gobierno explican que se intentará avanzar en conjunto con otros países en una negociación para que se acepte un porcentaje de transgénico, no solo para trigo sino para cualquier otro cultivo.

Eso se hará en el marco del Global Low Level Prescence Initiative (GLI), un grupo que integran la Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Indonesia, México, Paraguay, Rusia, Estados Unidos, Uruguay y Vietnam como miembros plenos. Además, Malasia y Perú están como observadores. Crop Life Canadá, el US Grain Council, IGTC, Cargill, ArgenBio, Crop Life International, ASA (Asociación de Semilleros Argentinos) y Ciara-CEC están como representantes de la industria. En tanto, allí la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación) y el Instituto Interamerciano de Cooperación para la Agricultura (IICA) lo hacen como organismos internacionales.

Frente a la situación con el trigo transgénico, en el marco de ese grupo se avanzará con un planteo en favor de la tecnología para su aceptación internacional que permita luego la liberación comercial.

“Sería una puerta (para la aprobación). Queremos reunir a todos y que estén de acuerdo por el Low Level Prescence”, contó una fuente oficial. El tema incluso se planteará en encuentros próximos de agricultura del G20 en Japón, entre otros ámbitos internacionales.




















Link a la fuente

Temas relacionados

Infocampo Integración productiva con Brasil centrada en el cultivo del maíz

admin

Por compras chinas y por el clima, repuntaron los precios de la soja y del maíz en Chicago

admin

Según una encuesta, el 72% de los feedlots está a favor de mantener el peso mínimo de faena

admin

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia. Aceptar Saber más

Política de uso de Cookies y Privacidad