11.7 C
Córdoba
4 abril, 2020
Peipus.com.ar

Martha Pelloni sobre Angeleli: “Tenemos que aprender de estos mártires cómo llegar a los pobres”

“Tenemos que aprender mucho de estos días, nosotros y los que no conocían la historia de estos mártires. Se trata de cómo hay que llegar a los pobres, justo hoy que es el país está pobre, que a los comedores populares ya no van solo niños sino también adultos. Tenemos que empezar a construir democracia, y se construye con conciencia cívica”. 

La cara de la hermana Martha Pelloni se veía tan soleada como la mañana de este viernes en la Plaza 25 de Mayo. El cielo de La Rioja se quitaba de encima uno de esos temporales de varios días de lluvia, poco frecuentes por estas tierras y se disponía a vivir uno de esos grandes momentos señalados por la luz. 

“Para construir esa conciencia cívica, tenés que conocer tus derechos, los de tu hermano, los comunitarios, sociales, económicos, políticos”, dijo la religiosa.

Este sábado a las 10, en el Parque de la Ciudad, será el momento de la beatificación de los cuatro mártires: Enrique Angelelli, Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville y Wenceslao Pedernera.

En la plaza, Pelloni, aquella que adquiriera notoriedad en los años ‘90 en la lucha por justicia para María Soledad Morales, la adolescente asesinada en Catamarca, estaba particularmente conmovida por la figura de Pedernera. 

“Este 24 de marzo preparé mi prédica en Marcos Paz sobre él. Lo que más me impacto que fuera un laico, un campesino que no participaba de la Iglesia pero que conoció al obispo Angelelli y adhirió a ese mensaje y a ese testimonio vivo por los pobres”, decía.

En Pedernera, la hermana Pelloni encuentra “la dignidad humana puesta al servicio del pobre”. Rescata entonces su tarea en una cooperativa campesina “donde todo es común, todos nos beneficiamos”.

A partir de este ejemplo, sostiene que se trata de “mirar que podamos hacer todos juntos para que tengamos dignidad en la calidad de vida. Tenemos que aprender de estos ejemplos para levantar el país porque lo hemos bajoneado terriblemente”.

La hermana Pelloni vivió de alguna manera de cerca la angustia por el crimen de Angelelli, que durante muchos años fue presentado como un accidente automovilístico. Algunas de las integrantes de la congregación de Carmelitas Misioneras Teresianas, de la que ella forma parte, le contaban en diferentes encuentros de lo mucho que apreciaban al obispo por su sencillez.

Hasta que sucedió el sangriento hecho del 4 de agosto de 1976 en Punta de los Llanos. La congregación prestaba ayuda en el Hospital de La Rioja y una de las monjas que asistió en el quirófano a la limpieza del cuerpo del obispo, notó que en la nuca tenía un hueco de bala.

“Cuando lo dijo, los militares las sacaron del brazo. A ella, María Teresa Marcos, enseguida la enviarían al África, pero antes de partir, en un retiro, me contó del hecho y de su sufrimiento. Para mí también fue una angustia que llevé muchos años hasta que pude decírselo al obispo de Azul. Finalmente, después de muchos años y de intentos frustrados, ella pudo venir a testimoniar en el juicio”, narró.

Con ese secreto, la hermana Pelloni cargó con su propia dosis de angustia. “Antes de que empezaran con la causa, no tenía a quién contárselo. Tampoco lo iba a largar así nomás; no toda las verdades se pueden decir en cualquier momento.

“Es trabajo de todos nosotros que los mártires no se conviertan sólo en estampitas, sino que sus ejemplos nos ayuden a construir. Esta fiesta tiene que ser del entusiasmo por construir,”, concluyó.



Link a la fuente

Temas relacionados

El traslado que disparó el alerta | Cien toneladas …

admin

El 24,5% de los adultos cordobeses son obesos

admin

Cómo obstaculizaron el aborto de Lucía | La mamá de…

admin
es_ARSpanish
es_ARSpanish