18.7 C
Córdoba
21 abril, 2019
Peipus.com.ar

Pescado sin vender, la pesadilla de los comerciantes esta Semana Santa

El pescado y los mariscos son insumos básicos para el preparado de comidas típicas durante la Cuaresma, travesía litúrgica de conversión que comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa del Señor, el Jueves Santo.

Durante ese mes y medio, la demanda de estos productos suele incrementarse de manera sensible y los precios, acompañar la trepada estacional.

Sobre todo en Semana Santa, tramo final de ese lapso ritual, cuando los cristianos comparten los momentos centrales del año litúrgico, que tiene en la vigilia pascual a uno de sus momentos culmine.

A diferencia de años anteriores, en 2019 las pescaderías corrigieron sus listas de precio a mediados de marzo último y hasta la semana pasada.

Lo hicieron entre un 15% y un 30% promedio, según un relevamiento de La Voz en negocios del rubro.

Menos ventas

Javier Massari, dueño de Ondamar, que vende al público y también es distribuidor para unos 1.500 comercios, afirma que observa una caída del 40%. “Estamos preparados para recibir mucha gente, pero por el momento el consumo está quieto. Vamos a ver cómo llegamos al viernes, pero no sé si será con todo el pescado vendido”, expresó.

Rafael Benavídez, de Sabores de Mar, comentó que la demanda es menor en comparación con la de años anteriores y remarcó que “no hay tantas consultas ni reservas previas, como ocurría en años anteriores”.

“Las ventas han caído alrededor del 20% en comparación con las del año pasado y varios proveedores me comentaron que los camiones salen más tarde de Mar del Plata porque esperan completar la carga para arrancar, ya que los pedidos del interior son insuficientes y los costos del transporte se tornan muy pesados si salen con menos mercadería que la que pueden llevar”, explicó Benavídez.

En su negocio, el kilo de merluza está a 225 pesos; la boga y el pacú despinados, a 260 y 290 pesos, respectivamente; el pejerrey fresco, a 220 pesos, y el sábalo limpio, a 150 pesos.

El salmón rosado cuesta 850 pesos el kilo y los camarones y los langostinos, 700 pesos.

“Esta semana hemos trabajado a buen ritmo el lunes y hoy (por ayer) y esperamos que se mantengan las ventas en lo que resta”, explicó.

El comerciante aseguró que los productos rebozados no son tan demandados en esta época, a diferencia de lo que sucede en otros tramos del año.

Otra mirada

Detrás del mostrador de la pescadería más tradicional de la ciudad de Córdoba, Tucho Fazzio ve un panorama con algunos matices distintos a los de sus pares en el rubro.

“En los primeros días de esta semana, nos ha ido bastante mejor que el año pasado. Se ve que los clientes no quieren hacer cola el jueves ni el viernes, cuando suele llenarse el boliche. A lo mejor, por eso compran ahora y guardan para preparar la comida de esos días y de la vigilia”, especuló el comerciante, mientras atendía al público en su lonja emblemática, ubicada en el corazón del Mercado Norte, en Rivadavia 747.

En ese local, el kilo de merluza y el de pejerrey (ambos frescos, sin cabeza y sin espinas) se consiguen a 240 y a 260 pesos, respectivamente. También está a 260 pesos el kilo de lomito de atún, en las mismas condiciones de venta. “Son los productos que más salida tienen”, aseguró.

El también empresario gastronómico (tiene la marisquería La cocina de Fazzio) ofrece un surtido de “bichos” para preparar una paella para cinco personas a 650 pesos el kilo.

Por otra parte, informó que este jueves trabajará en los horarios habituales (de 7 a 13.30 y de 16.15 a 19) y el Viernes Santo atenderá hasta el mediodía.

“Contracíclico”

Fabián Lattanzi, gerente comercial del Mercado Norte, asegura que el comportamiento de la demanda en ese centro de compras es “contracíclico”.

“En épocas de crisis, la gente se refugia en comidas familiares”, argumenta.

Sin embargo, el directivo asegura que “hay una pérdida de rentabilidad por aumento de costos”.

En algunas pescaderías de barrio, pueden conseguirse precios un poco más accesibles que en el Centro o en zonas residenciales del este.

Por ejemplo, en la pescadería y marisquería Márquez, de barrio Ayacucho, dos kilos de merluza se venden a 420 pesos; el kilo de sábalo, a 120 pesos y el de pejerrey, a 235 pesos.

En ese local de Concejal Cabiche 57 (detrás del velódromo del Club Ciclista Velocidad), el kilo de salmón rosado cuesta 790 pesos, y el de salmón blanco, 280.

El lomito de atún (muy demandado en esta época) se ofrece a 270 pesos el kilo.

Minoristas. El sector reconoce que cayó la demanda. (Pedro Castillo)

El “finde” largo suma eventos en las Sierras

Los cálculos previos no hablan de colmar la capacidad de alojamiento, pero sí de lograr un alto nivel de ocupación. Esa es la impresión dominante tanto en la Agencia Córdoba Turismo como en los municipios serranos para el “finde” largo por Semana Santa.

En promedio, las reservas rondan el 75%: van del 60% al 95%, según las localidades. Pero con los que lleguen sobre la marcha, si el clima acompaña, se estima rondar un 85%, sobre todo en las noches de viernes y de sábado.

En la zona serrana, muchas localidades han sumado eventos y espectáculos para generar atractivos adicionales.

Entre ellas, Villa Carlos Paz ofrecerá un recital gratuito de Axel, el sábado a las 20, frente al municipio. A la vez, nueve elencos de teatro reponen obras que estuvieron en cartel el último verano.

En Alta Gracia vuelve la fiesta Peperina, con 300 stands gastronómicos , de jueves a domingo.

Mina Clavero tendrá el Fogón Serrano, el sábado, con recitales del Indio Rojas y de otros artistas.

Santa Rosa de Calamuchita organiza de viernes a domingo su fiesta Delicias de Pascuas, con shows y gastronomía.

Villa General Belgrano propone todo el “finde” largo su 49ª Fiesta Nacional de la Masa Vienesa.

La Cumbre suma el sábado su 22ª Noche de Arte, con recorridos por galerías y talleres, mientras La Falda ofrece recitales y conciertos.

En Nono, Villa Yacanto y Unquillo habrá encuentros de escultores.

Precios dispares en los supermercados

Fuerte variación en los productos industrializados.

En los supermercados y en los productos industrializados, con aderezos y conservantes, reina la disparidad de precios. Por caso, mientras en el formato “maxi” de una reconocida cadena la lata de 300 gramos de atún de una primera marca se ofrece a $ 158, en un supermercado cercano, el mismo producto se vende a $ 239. En el primer establecimiento, el filé de anchoas (ingrediente de la clásica bagna cauda) en envase de 90 gramos cuesta $ 107 y, en el segundo local, $ 116. La caballa, ingrediente de las típicas preparaciones sustitutas de la dieta tradicional argentina rica en carnes rojas, exhibe menos disparidad de precios.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 17/04/2019 en nuestra edición impresa.



Link a la fuente

Temas relacionados

Para que en 2030 ningún bebé nazca con mal de Chaga…

admin

Rastrillajes simultáneos de bomberos y canes en búsqueda de tres personas en el interior cordobés

admin

Para un juez cordobés, faltan fallos con perspectiva de género

admin

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia. Aceptar Saber más

Política de uso de Cookies y Privacidad