15.6 C
Córdoba
18 agosto, 2019
Peipus.com.ar

Podrían suspenderse algunos vuelos por un conflicto generado en Córdoba

El gremio de los trabajadores aeronáuticos (Atepsa) adoptó medidas de protesta ante un despido sin causa de una operaria de control de tránsito aéreo de Córdoba, que dos meses antes del 19 diciembre, fecha en que la desvincularon, había denunciado en la Empresa Argentina de Navegación Aérea (Eana) a su supervisora, por ejercicio de violencia y hostilidad.

Luego de este despido, Atepsa denunció que se dieron otros seis. Todos son trabajadores de Aeroparque, una de las principales pistas en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Lo que pasó con Anabella es muy grave y lo peor es que se repitió en otros aeropuertos internacionales. El trabajador de control aeronáutico cumple una función esencial para la seguridad. Desde el gremio nos preguntamos qué pasa con Eana que no sólo hace caso omiso a las advertencias; continúa con la lógica de despedir operarios y los somete a situaciones de acoso”, denunció Jonatan Doino, secretario general de Atepsa.

Anabella Stark exige su reincorporación laboral (Marcela Marbian / La Voz)

Las medidas

El tránsito aéreo se intensificó a lo largo del 2018 a raíz de la gran competitividad que ganó el avión como medio de transporte, en comparación con los medios terrestres. Los pasajes llegan a ser vendidos a muy bajo costo y los colectivos de larga distancia no pudieron igualar esas tarifas. Los controles de las rutas y de la operatividad de las aeronaves crecieron en complejidad e importancia.

En este marco de expansión, Atepsa trazó un plan de acción que desde el sábado se viene cumpliendo en todos los aeropuertos argentinos. La medida consta en no autorizar los despegues de las aeronaves y puede llegar a generar un caos en cada uno de las terminales aéreas.

Cronograma

Bajo la exigencia de la reincorporación de Anabela Stark a su puesto de trabajo, el “cese del acoso y hostigamiento laboral” y mayor seguridad operacional, Atepsa fijó fechas y horarios para coordinar las medidas en todo el país.

De esta manera, los trabajadores no van a autorizar los despegues desde los aeropuertos los siguientes días del mes de mayo:

  • sábado 11, de 6 a 7;
  • lunes 13, de 13 a 14; 
  • martes 14, de 4 a 5; 
  • jueves 16, 6 a 7; 
  • lunes 20, 6 a 8 y 14 a 16; 
  • martes 21, de 12 a 14; 
  • jueves 23, de 14 a 16; 
  • martes 28, de 6 a 7 y 15 a 16.

Sobre el cronograma, en Eana explicaron que la medida sindical –tuvo lugar el sábado de 6 a 7 de la mañana, y este martes de 4 a 5, también a la mañana– no afectó hasta ahora las operaciones. “Gracias a las medidas que adoptamos, pudimos operar normalmente”, expresaron voceros de la empresa.

Atepsa no va a autorizar los despegues de los aeropuertos (Javier Ferreyra/La Voz).

El caso Anabella Stark

Anabella Stark es del distrito Tres de Febrero, provincia de Buenos Aires. Con 18 años, mucho antes del boom de las Low Cost, sabía que su meta en la vida era convertirse en controladora aérea. Se enroló en la Fuerza Aérea Argentina y pudo costearse sus estudios en el Aeropuerto de Ezeiza. Una vez que obtuvo el certificado pidió pista y se trasladó a Mendoza, donde la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac) le ofreció un contrato en el Centro Control de Área (ACC, por sus siglas en inglés) del Aeropuerto Internacional Gobernador Francisco Gabrielli. Luego presentó un pedido de pase, para estar más cerca de su familia, y entre las opciones que solicitó le tocó el Aeropuerto Internacional Ingeniero Ambrosio Taravella, en Córdoba. Corría el año 2016.

“Estaba muy feliz porque la carrera se había consolidado, hice muchos amigos en Córdoba y me instalé de manera definitiva. Gracias a mi gran rendimiento y a mi capacidad, la empresa me pasó a planta permanente en 2017. En mis evaluaciones de desempeño siempre obtuve notas destacadas. Pero mi supervisora, en mayo de ese año, empezó a provocarme. Lo hacía todo el tiempo y con niveles cada vez más intensos. Me trataba de una manera denigrante y mi límite fue el momento en que se paró en frente mío y amagó con agredirme físicamente”, relató Stark en diálogo con este medio.

La trabajadora recordó que este último acontecimiento –según su testimonio, de características violentas– la llevó a tomar una medida concreta.

“Me presenté de manera voluntaria al Programa de Integridad y Transparencia (PIT) de la empresa y elaboré un acta por mobbing (acoso laboral), relatando lo que venía pasando con mi supervisora, porque cuando le contaba a mi jefe, la autoridad máxima, me decía de manera textual que con esta persona no se podía lidiar, que no entendía razones y que la tenía que agarrar a trompadas”, narró la controladora.

A partir de ese día su situación en el trabajo fue cada vez más grave. Según relató Stark el acoso, lejos de disminuir, aumentó y nadie en la empresa le daba una respuesta.

Anabella Stark: el caso de la controladora aérea despedida que se nacionalizó (Marcela Marbian / La Voz)

“Empecé a sufrir gastritis y no podía ir a trabajar por el dolor. Esta mujer y mi jefe me empezaron a tratar con más agresividad. Muchas veces no me dejaban tomar el turno que me correspondía y me denigraba con tareas impropias a mi función. El jefe me llegó a decir que tenía que retirar el acta por acoso. Me dio a entender que tenía actas por acoso laboral en su contra y remarcó que a pesar de eso seguía en la jefatura. A la par, yo preguntaba en las oficinas de recursos humanos y me decían que no tenía de qué preocuparme”, aseguró.

El despido

Cansada de no obtener respuestas, Stark se dirigió a las oficinas centrales de Eana, en Capital Federal. Según su información, fue atendida por el gerente de Ética y Transparencia que le dijo que no estaba en conocimiento de la situación y, luego de escucharla, le prometió tomar una medida ejemplificadora.

“Pasó un mes hasta el día en que, al llegar al trabajo, me esperaban en las oficinas de recursos humanos con un acta de despido. Sin salir de mi asombro, y de la angustia, pregunté por qué razón era desvinculada y me repitieron varias veces que se trataba de un despido sin causas”, recordó Stark.

Enterados de la situación, desde la Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación presentaron una solicitud para suspender la medida de despido, firmada por delegados de todo el país.

“La empresa le contestó al gremio. Dijo que el despido de la compañera, a raíz de la petición, se suspendía por el plazo de un mes. Después de ese plazo, le comunicaron a la asociación que estaba despedida”, detalló un delegado de Atepsa, que pidió que se reserve su identidad, y agregó que Stark recibió de manera automática la indemnización en su cuenta bancaria.

Este medio llevó adelante gestiones ante la Eana para conocer detalles del funcionamiento del Programa de Integridad y Transparencia, pero desde la empresa decidieron no hacer declaraciones sobre el tema, dando el caso como un “asunto interno ya resuelto”.



Link a la fuente

Temas relacionados

Hito tecnológico argentino: científicos logran atrapar un ion frío

admin

Otro error en un abrir y cerrar de boca | Patricia …

admin

El juicio por la muerte de Débora Pérez Volpin empieza el 10 de junio

admin