13.3 C
Córdoba
17 agosto, 2019
Peipus.com.ar

Primera Nacional, con otro nombre y caras nuevas

La 34ª temporada del ascenso nacional arrancará a partir de hoy con algunas modificaciones organizativas y un nuevo cambio de nombre, pero con el perfil de siempre: el de una estructura claramente divisoria para esa brecha insalvable de clubes “directamente afiliados” y los de provincia.

La competencia ideada por Julio Grondona en 1986 para destruir el frente del fútbol del interior, que por aquellos años amenazaba la hegemonía porteña en el círculo superior, tendrá la intrascendente novedad de su flamante denominación: “Primera Nacional”.

Un título que, a decir de los hechos, queda algo grande para un torneo con creciente centralismo, a partir de un caprichoso cupo que determinó mayor participación de equipos metropolitanos.

Si bien los de “tierra adentro” han sentado supremacías sobre sus pares capitalinos (18 títulos contra 15), lo concreto es que después de más de tres décadas en que “el Jefe” mandó arbitrariamente a los “chacareros” a buscarse un lugar en el ascenso, éstos nunca abundaron en la Primera División. Entre 2001 y 2012, el interior obtuvo 11 de los 12 títulos puestos en juego, pero como fueron pocos los que lograron consolidarse, ese singular registro no se reflejó de manera significativa.

El “mejor” de Argentina

Claudio Tapia, presidente de la AFA, promociona el nuevo certamen como “el mejor del fútbol argentino”, subido al carro triunfal de su Barracas Central -uno de los clubes beneficiados por el quíntuple ascenso decretado para la B Metropolitana en la pasada temporada-, tendrá también el debut de Estudiantes de Río Cuarto, el club del sur provincial que antes de la reestructuración del ‘86 se codeaba con los de Primera (disputó los Nacionales de 1983, 1984 y 1985) y que ahora amaga con volver a emerger, en una segunda categoría, después de una larga “licencia” de 34 años.

Belgrano, que en el arranque de esta divisional (1986/87) parecía un gigante destinado a catapultarse rápidamente a Primera, ya fue y volvió cuatro veces, nunca pudo ganar más allá de los reducidos o de la promoción, y ahora reaparece en la segunda división después de su pausa más larga en Primera División (ocho años). Disputará su 16ª temporada de ascenso, siendo el segundo club cordobés con más presencia en la categoría detrás de Instituto, que este fin de semana abrirá su 27ª participación.

Talleres registró 10 pasos por el segundo nivel (además de otras seis en tercera), Racing jugó siete, Sportivo Belgrano disputó tres y General Paz Juniors sólo tomó parte de la temporada 2000/01.

Los tres representantes cordobeses del flamante Primera Nacional salen a la cancha renovando la ilusión y luchando contra la adversidad de una categoría que sigue en deuda con su construcción federal.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 15/08/2019 en nuestra edición impresa.



Link a la fuente

Temas relacionados

Messi y Matías Suárez, juntos en el ataque de la selección

admin

Matías Suárez y el descenso de Belgrano: “Siento un poco de culpa”

admin

El gobierno postergó la entrada en vigencia del nuevo regimen previsional para los clubes

admin