20.8 C
Córdoba
7 diciembre, 2019
Peipus.com.ar

Quién es "Macho" Camacho, el empresario, abogado y religioso que encabezó el golpe contra Evo Morales

Antes de que Evo Morales anunciara este domingo su renuncia como presidente de Bolivia, apareció en escena, sobre todo en las últimas semanas, Luis Fernando Camacho, un empresario y abogado que luego de las cuestionadas elecciones, encabezó las protestas y reclamó la dimisión del primer mandatario, aún a pesar de que en estas elecciones no se presentó para competir por ningún cargo.

Conocido como “Macho” Camacho, este hombre de negocios nació en Santa Cruz, una de las regiones más ricas de Bolivia, donde se crió junto a su familia, y su padre, José Luis Camacho Parada, conocido por haber digido el Frente Cívico en la década de los ochenta. Representa a los sectores más conservadores y de derecha de la región de Santa Cruz de la Sierra que siempre se opusieron al gobierno progresista de Morales, quien promovió los derechos de los pueblos originarios.

El activismo de Luis Camacho comenzó cuando tenía 23 años y fue elegido como vicepresidente de la organización cívica Unión Juvenil Cruceñista, que aunque se autodefine como “cívica” fue calificada por la Federación Internacional por los Derechos Humanos como “una especie de grupo paramilitar” que realizaba actos de racismo y discriminación en toda la región.

Durante su juventud se recibió como abogado en la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra, y luego realizó estudios de posgrado en la Universidad de Barcelona donde completó una maestría en Derecho Financiero y Tributario. Trabajó en algunos cargos judiciales anmtes de dedicarse al mundo empresario, gracias a la fortuna de su familia.

Con la carrera de derecho ya terminada, y con una fortuna a su cargo, en el 2015 ingresó en el Comité Cívico Pro Santa Cruz, primero como segundo vicepresidente y luego como primer vicepresidente. De este modo, desde febrero de 2019 preside esta organización, la cual reúne a entidades empresariales, vecinales y laborales de la región donde se junta la mayor parte de la oposición al proceso de transformación que encabeza Evo Morales desde que llegó a la presidencia en 2006. 

Lee más. Faurie dijo que “no están dados los elementos” para describir lo de Bolivia como un golpe de Estado

Además de ser dirigente social, es integrante de la Logia de Caballeros del Oriente, un grupo de la oligarquía que defiende la supremacía de la élite cruceña, descendiente de europeos, frente a los indios. Como si eso no fuera todo, Camacho es dueño del Grupo Empresarial Nacional Vida S.A., que posee inversiones directa o indirectamente en empresas como Conecta, Tecorp, Xperience, Fenix Seguros, además de Nacional Seguros Vida, una compañía ligada a seguros, el gas y los servicios.

Aunque el abogado nunca habló públicamente de su rechazo a Morales por un problema personal, se cree que después de que se nacionalizara el gas en Bolivia, perdió mucho dinero, lo que despertó su odio. Según la revista Crítica, Sergas, empresa que era propiedad de José Luis Camacho, era una de las compañías que distribuía gas natural en Santa Cruz, hasta que se nacionalizó este recurso, y el padre de Luis Fernando quedó con juicios millonarios contra el Estado por daño económico.

Esta compleja situación comenzó en el año 2006, cuando el presidente Evo Morales le dio inicio al Proceso de Cambio, momento en que nacionalizó los hidrocarburos y terminó con el derroche de los recursos bolivianos en manos de empresas privadas.

Según un informe del medio boliviano Motor Económico, la familia Camacho en su conjunto tenía el monopolio de todos los negocios relacionados con el gas en Santa Cruz, ya que otras dos empresas dedicas al mismo recurso eran del primo y del trío de Luis Fernando.

De este modo, a Camacho y a su padre se los empezó a investigar por pagarle al Estado 20 millones de dólares, mientras que las grandes sumas millonarias iban a parar a sus bolsillos, sin nunca volver a Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB), ni a la dirección de Impuestos Nacionales, ni al Estado en ninguna instancia.

Con todo este enfrentamiento en puerta, el clan Camacho, que se completa con José Luis Camacho Miserendino, el hermanastro mayor de Luis Fernando, se quejó todo este tiempo de las condiciones que presuntamente le impone La Paz a su departamento, pero en verdad desde 2010 la tasa de crecimiento del PIB de Santa Cruz ha sido superior a la de Bolivia. 

A pesar que desde hace años esta familia está en contra de Morales, lo cierto es que en las últimas semanas la figura de Luis Fernando Camacho se volvió más fuerte, al punto de que luego de las elecciones, pidió “recuperar la democracia” con nuevos comicios, y con la propia renuncia del presidente boliviano.

Desde sus redes, y no a través de un partido político porque en realidad no se presentó como candidato en estas elecciones, el empresario le pidió a los ciudadanos que salieran a la calle para acelerar la dimisión de Morales, y en paralelo, se autoproclamó al frente de la oposición, lo que opacó incluso a la figura de Carlos Diego de Mesa Gisbert, el candidato de la coalición Comunidad Ciudadana que quedó segundo en las elecciones del 20 de octubre.

Así, el líder opositor entró este domingo a la Casa de Gobierno de La Paz y entregó una carta de renuncia que pretendía que Morales firmara. Además del documento, dejó una bandera de Bolivia y una biblia, ya que se describe a sí mismo como un fiel seguidor de la Iglesia.

Tras la renuncia del presidente, este lunes publicó un video en sus redes sociales en el que habló del fraude del Gobierno de Morales, y de la situación del país. ”Nuestra posición fue bajo la resistencia pacífica en las calles, pidiendo en función de los tiempos, primero nuevas elecciones y finalmente una renuncia. El mensaje del presidente no corresponde a un golpe de estado, por lo que lo único que estamos haciendo los cívicos conjuntamente con el pueblo boliviano, es llevar una transición democrática, constitucional y por el bien del pueblo. Solo se llevó una biblia al Palacio y una carta de renuncia y a los 15 minutos renunció el presidente”, sostuvo.

“La OEA confirmó un fraude terrible de parte del gobierno. Bolivia viene siendo humillada hace 14 años y venimos siendo parte de esa humillación, callados. No nos callaron más, salimos a las calles de manera pacífica pero valiente. No podemos permitir que nuestro pueblo siga con un presidente que ha cometido muchos atropellos contra el pueblo. Les quiero pedir que apoyen este movimiento y les aseguro que los bolivianos vamos a recuperar la democracia y soberanía”, agregó.

El supuesto vínculo de Camacho con Maci

En medio de todo este conflicto, y de la complicada situación que atraviesa la nación bolivariana, el dirigente social Juan Grabois habló del golpe de Estado contra Morales, y hasta se animó a deslizar sus sospechas de que el Gobierno argentino brindó apoyo para que este hecho sucediera.

“Nuestro país, en septiembre, con las excusas de los incendios, justo cuando llegaba Ivanka Trump, mandó brigadistas, militares, dinero, a Santa Cruz de la Sierra. Ella volvía de Santa Cruz de la Sierra, después de haber llevado una cantidad importante de material, unas cajas muy grandes, en aviones hércules de la Fuerza Aérea argentina y muchos brigadistas con la excusa de combatir incendios forestales. Tengo la sospecha, no pruebas, de que por lo menos ha habido un apoyo logístico por parte de Gerardo Morales y eso me resulta raro que haya sido sin la venia de Macri. Es bastante evidente y se tendrá que investigar cuál fue el nivel de este apoyo, cuánta injerencia hubo en el asunto boliviano”, dijo en declaraciones al periodista Ernesto Tenembaum en Radio con Vos.

Ante estos comentarios, el propio Gerardo Morales salió a responderle por Twitter, y con un fuerte exabrupto, negó todos los dichos . “En verdad sos un pelotudo importante. Dejá de volar por la estratósfera, de incentivar la violencia y dejá de manejar a los pobres como clientes. Niego totalmente tus inventos”, aclaró.

A pesar de esto, esta tarde la documentalista de Evo Morales, Lucila Gallino, se presentó en C5N, donde cuestionó por qué Ivanka, la hija de Donald Trump, viajó a Jujuy en septiembre pasado. “Hay documentos que demuestran cómo el Gobierno de Macri fue cómplice de esta destitución y el golpe de Estado en Bolivia. Estoy hablando claramente de un apoyo financiero a través del Gobierno de los Estados Unidos y hago esta denuncia a través de Gerardo Morales, que envió a Camacho a Santa Cruz financiamiento para apoyar estos movimientos sociales que están en complicidad con los Estados Unidos”, aseguró.

Además de estas denuncias y acusaciones por sus deudas al Estado, en varios medios de Bolivia trascendió que algunas de las inversiones de Camacho están involucradas con el Panamá Papers, como intermediario, a partir de la creación de tres sociedades (Medis Overseas Corp., Navi International Holding y Positive Real Estates) para coadyuvar a personas y empresas a esconder sus fortunas en entidades offshore, lavar dinero y establecer esquemas de evasión de impuestos.



Link a la fuente

Temas relacionados

En video: Ricky Martin y Olga Tañón celebran a lo grande

admin

Angelina Jolie y Brad Pitt: ¡el fin oficial de la pareja más codiciada de Hollywood!

admin

Bucca: “En la provincia hay deficiencias estructurales muy importantes”

admin