Jul 28, 2019
0 View
0 0

San Lorenzo-Godoy Cruz, Superliga: Blandi convirtió un polémico penal en el final y el Ciclón ganó un partido caliente

Written by











San Lorenzo

San Lorenzo

  • Nahuel Barrios
    /
  • Gino Peruzzi
    /
  • Nicolás Blandi
Godoy Cruz

Godoy Cruz


  • Tomas Badaloni
    /

  • Richard Prieto





































San Lorenzo le ganó por 3-2 a
Godoy Cruz de Mendoza un partido con final polémico, que marcó el debut de ambos en la
Superliga, en el Nuevo Gasómetro. Un penal sancionado por Andrés Merlos por una supuesta falta a Gianfluca Ferrari, a los 44 minutos del segundo tiempo, terminó siendo decisivo: la falta la remató Nicolás Blandi, luego de una larga protesta de los jugadores visitantes, y así el Ciclón ganó el partido.


Un partido emocionante

Una tarde de resultado cambiante y emociones aseguradas hasta el cierre. Corazones latiendo fuerte, abrazos, saltos y alegrías que en el Nuevo Gasómetro extrañaban. Sonríe y levanta la mirada San Lorenzo, llevaba mucho tiempo sin hacerlo, y está en todo su derecho. De un área a otra, el grito final quedó para el Ciclón, que en el estreno en la Superliga derrotó en su casa a Godoy Cruz. El 3-2 divirtió a todos.

























Ambos elencos se presentaron con equipos repletos de suplentes. ¿El motivo? Los entrenadores decidieron preservar a los titulares para los partidos de la semana que viene por la Copa Libertadores. Así, con la mente en Cerro Porteño, de los 11 futbolistas que el Ciclón usó desde el arranque contra Cerro Porteño, ninguno salió de movida contra los mendocinos. Además, para Emanuel Maciel resultó su estreno en la máxima categoría. Del lado del Tomba su cabeza también estuvo puesta en el viaje a San Pablo para medirse a Palmeiras. Apenas Tomás Cardona (ex jugador azulgrana) jugó desde el inicio contra los brasileños y los de Boedo. Y tuvieron su estreno en primera Marcos Rouzies y Tomas Badaloni.




















Nahuel Barrios celebra el gol con el que se abrió el marcador en el Nuevo Gasómetro.
Nahuel Barrios celebra el gol con el que se abrió el marcador en el Nuevo Gasómetro.

Después de cuatro empates seguidos en el debut del torneo domestico y una posición en la última Superliga que lo vio en el puesto 23º, San Lorenzo mostró un arranque ambicioso en el estreno. Con mucha movilidad, el Ciclón se puso rápidamente en ventaja a los 5 minutos. Por la derecha generó muchas combinaciones con precisión -con varios pases de primera-, Gino Peruzzi envió el centro y Nahuel Barrios definió la maniobra. Golpe rápido y comienzo frenético. Vaya inicio de la Superliga para Boedo.


















El gol de Nahuel Barrios










Con la conquista veloz de
Perrito y las ventajas que ofreció el Tomba, el desarrollo del encuentro, en el primer tiempo, favoreció a San Lorenzo. Jugó con aplomo, sin ataduras. Siempre por la banda derecha, el equipo de Juan Antonio Pizzi exhibió determinación para buscar el éxito. Por ese sector construyó los mejores avances y hasta pudo aumentar. Godoy Cruz, en tanto, careció de profundidad para asustar a los locales. Barrios, eléctrico, y Alexander Díaz, incisivo, se robaron todos los aplausos, todos los elogios. Los hinchas valoraban la frescura de los chicos de la cantera azulgrana.

Ordenado, el Ciclón se apoyó en intérpretes confiables como Mauro Pittón, Gianluca Ferrari y Peruzzi. A Maciel tampoco le pesó el bautismo de fuego. El conjunto de Boedo arriesgó más, siempre tuvo ganas de mejorar y buscó con empuje e ideas claras. Eso le sirvió para desnudar enormes grietas en la defensa del bodeguero. En medio del descontrol y el desconcierto, Godoy Cruz perdió la línea luego del tanto azulgrana y sufrió una falta de fortaleza ofensiva. Casi no llegó con peligro real al arco de Nicolás Navarro.












Fuente: FotoBAIRES

Ambición, criterio para hacer circular la pelota, postura ofensiva. Algunos de los atributos que mostró San Lorenzo en un primer tiempo que en definitiva resultó curioso en el Bajo Flores: los hinchas no recordaban cuándo había sido la última vez que habían aplaudido al equipo de manera tan fervorosa mientras se iba al descanso.









A pesar de la ventaja, San Lorenzo tenía una superioridad en el juego que no se reflejaba en el marcador. Porque el equipo iba e iba. Los simpatizantes aplaudían. Pero faltaba mucho para contar: a los 7 minutos del segundo tiempo
Morro García recuperó el balón en la mitad de la cancha, abrió hacia la derecha, Leandro Vella llegó al fondo y mandó el centro que conectó el debutante Badaloni. La entrada del atacante uruguayo -inteligente, líder- le cambió el semblante a su equipo. La igualdad golpeó al Ciclón, que cinco minutos después sufrió el cachetazo de Richard Prieto. Pocos entendían lo que estaba pasando y parecía todo ambientado para una sorpresa enorme.


Mirá el gol de Badaloni para Godoy Cruz (1-1:


Estupefactos, los hinchas de San Lorenzo se miraban entre ellos en la platea. El fútbol, imperfecto en algunas ocasiones, difícil de explicar en otras oportunidades. Porque el equipo de Pizzi no había hecho nada para perder hasta ese momento. “Pero esto se mide con goles”, podría haber sido ser la respuesta del Tomba. Algunas de las razones que hacen a este un deporte tan cautivante como cambiante. Por sus imprevisibles resultados, por su magia. Por la pasión que despierta.


El gol de Prieto para la ventaja parcial de Godoy Cruz (1-2)


Con el resultado a favor, Godoy Cruz sacó a relucir su orgullo con un grupo de pibes que puso corazón y rebeldía. Y fue en ese momento que volvió a surgir otro chiquilín como Barrios, líder, picante, atrevido.
Perrito cuenta con una característica distintiva: jamás tendrá temor a la hora de encarar y proponer el uno contra uno. A los 27, el volante inició un maniobra en tres cuartos de cancha, abrió hacia la derecha para Ezequiel Cerutti y el centro de
Pocho encontró la cabeza de Peruzzi. Una igualdad que alcanzaba para corregir la injusticia.


El gol de Peruzzi para el empate de San Lorenzo (2-2):


Pero un compromiso como este merecía más emociones. Cerca del cierre del partido, Andrés Merlos cobró una infracción que no existió de Cardona contra Gianluca Ferrari dentro del área (la vio solo el árbitro) y Nicolás Blandi -relegado en la consideración de Pizzi- marcó el penal que puso a celebrar al Nuevo Gasómetro. Alivio, respiro, un grito que salió del alma. San Lorenzo extrañaba festejar.

Con un fútbol abierto y altamente ofensivo, Pizzi trata de que el mensaje les llegue a sus dirigidos. Es apenas el inicio de su segundo ciclo, desde ya. Pero el plan de cuidar a quien él considera sus principales futbolistas para el próximo miércoles salió redondo en la tarde del Bajo Flores. Le falta rodaje, pero la victoria no es poco para una institución que viene golpeada. Si logra sostener este camino, el Ciclón tendrá muchas más chances de ganar. La historia sigue.


El gol de penal de Blandi (3-2)








ADEMÁS









Link a la fuente

Article Categories:
Deportes

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

es_ARSpanish
es_ARSpanish