12.1 C
Córdoba
18 septiembre, 2019
Peipus.com.ar

Una opinión sobre el jurado de “El Certamen” que dijo estar “harto del Ni Una Menos”

“Hoy nos enteramos de un nuevo acto de violencia, censura y misoginia por parte de este integrante de la comunidad artística de Córdoba. Es muy lamentable y no queremos, ni podemos dejarlo pasar”, dice el comunicado de ActricEs Feministas Córdoba.

El colectivo se refiere a la intervención de uno de los miembros del jurado del programa televisivo El certamen (se emite por El Doce), Hernán Espinosa, que se refirió a la participación de un grupo de niñas y niños en tono y modo denigrantes. Espinosa planteó claramente la oposición a las consignas contra la violencia de género que acompañaron la actuación de las pequeñas.

“Estoy cansado de ver este tipo de manifestaciones, cansado de ver en los noticieros, en las novelas, en los programas de ver estas consignas. Encima verlo en un programa de entretenimiento con niñas que no tienen idea”, dijo Espinosa. 

Y luego declaró, pontificador: “Las están contaminando, son muy chicas. Es otro el ámbito donde se tiene que dar y no en un programa que va a las seis de la tarde, mostrar insignias (sic) tan duras y tan contundentes como estas. Estoy harto de ver el NiUnaMenos, AlgoHabránHecho, NoesNo por todos lados. No pensaba que encima me lo tenía que fumar en el programa de hoy. Me parece totalmente desacertado”, dijo, dirigiéndose a las niñas con rostro contrariado y de muy mal modo.

La cámara mostraba a uno y otras, en clara asimetría: un hombre adulto ejerciendo el rol de juez y un grupo de niñas y niños concursando. La imagen es elocuente. En una sociedad en la que los cimientos del patriarcado han comenzado a cimbrar, cada día aparece alguna señal de las dificultades para establecer parámetros de diálogo y polémica. 

En la escena descripta, el maltrato infantil aparece naturalizado, tan fuerte es la diatriba contra las consignas. Las niñas miran a ese hombre adulto que ejerce violencia verbal y conceptual, refugiado en un aparente paternalismo, como centinela de los conceptos aptos para niñas.

Hernán Espinosa, autor y director de musicales tales como El Gringo. El musical de Tosco, Compañera Evita y La Reforma, Ópera rock, sienta las bases de un pensamiento, como mínimo, conservador e intolerante. 

“En lo personal, me sorprende Hernán. Me vi fuertemente movilizado (por la actuación). Me parece que el acierto fue buscar en este caso, niñas”, dijo el conductor Sergio Zuliani sobre la performance de las niñas. También reflexionó sobre la importancia de inculcar los conceptos contra la violencia de género desde la infancia, para  evitar los femicidios. “Si miles y miles de mujeres que han muerto bajo el yugo masculino lo hubieran tenido (al concepto de violencia de género) de más chiquitas, lo hubieran logrado. Es mi opinión. Quería dejar sentada mi opinión. No se trata acá de una competencia de quién tiene razón”, concluyó Zuliani, despegándose de la virulencia con que Espinosa mostró su disgusto y enojo frente a las cámaras. 

Los dichos de Espinosa son repudiables porque el director desconoce la necesidad de tomar conciencia, difundir y alertar sobre la violencia de género. Pero, además, no considera la sensibilidad de las niñas que, en apenas unos minutos, asistieron a una clase de machismo, en vivo y en directo. Seguramente los carteles y las consignas cobraron real dimensión después del juicio de Espinosa. 

La exposición mediática y el hecho de subestimar el valor de la educación por el arte van de la mano de un concepto de entretenimiento vacío, sin contexto ni consecuencias. Los programas de entretenimiento no están libres de culpa cuando soslayan la importancia de una nueva educación que incluya el respeto por la diversidad. En ese sentido, todo entretenimiento es político, le guste a quien le guste. Las redes sociales en llamas reproducen los comunicados que, más allá de la importancia discursiva, exigen una transformación real en la sociedad. 

Dice el comunicado de las actrices: “La lucha feminista no es una moda. Y les niñes son participantes actives de nuestra sociedad –y en la mayor parte de los casos son, lamentablemente, las principales víctimas de este sistema patriarcal–. Recluirles a una esfera edulcorada de ‘mero entretenimiento’ es parte de este sistema adulto-céntrico, cómplice de los abusos de poder, que le niega la palabra y la acción”.

La televisión debe contribuir a una transformación positiva. El episodio que intenta desconocer una tragedia como la de los femicidios expone a las niñas por partida doble, al enfrentar la incomprensión de un hombre adulto que no puede moverse del centro de atención.



Link a la fuente

Temas relacionados

¿Extrañás “Game of Thrones”? Estas series épicas quizás calmen la abstinencia

admin

Nicole Neumann dijo que Cubero no la deja ver a su hija en el día de su cumple

admin

Flor Peña confesó que su debut sexual fue traumático: “tenía 14 años y me sentía la más sucia”

admin